Este fin de semana #Marco Ferri tuvo dos bolos en Andalucía. Mientras Aylén Milla está de viaje en #chile, el italiano, que ya se ha instalado en Madrid, estuvo en la discoteca Olivia Valere de Marbella, dónde se le pudo ver en una fotografía cogido junto a una chica.

María Patiño dijo incluso en Sábado Deluxe [VIDEO] que Marco no dejó de mirar a una joven durante la noche aprovechando la ausencia de su novia. Sin embargo, pocas pruebas concluyentes hay que indiquen que el concursante de Gran Hermano VIP 5 haya podido serle infiel a Aylén. Almenos durante estas últimas semanas.

Y es que recientemente han aparecido en las redes sociales los comentarios de otra camarera, esta vez de Chile, que afirma haber tenido algo con Marco. La usuaria de Instagram @ms_kathy.d publicó que "Marco siempre hace eso. Yo también me lo agarré el año pasado en el evento de los italianos, porque trabajaba en la disco a la que fueron".

Anuncios
Anuncios

La chilena explicó que hizo after con él, Tony Spina y Marcelo Marocchino después de hacerse una fotografía juntos. Según sus palabras, tras eso Marco le dijo que le pidiera solo a mujeres hacer un after con ellos y que tomaron champagne y cervezas hasta que él se puso tierno con ella y se besaron un par de veces. Después, el italiano le preguntó presuntamente si quería ir a su habitación con él, en el Hotel Antay de Copiapó. @ms_kathy.d afirmó que allí "pasaron y hablamos varias cosas". Entre ellas, que Aylén lo tenía aburrido por sus celos. Añadió que eran las 7 de la mañana y estaba llamándole constantemente pero él no le contestaba.

Ante esas palabras, el camino más coherente ha sido hablar con ella en privado, algo que hemos conseguido. Esta camarera chilena es Katherine Molina, que trabajaba el año pasado en Discoteque Orum, en Copiapó.

Anuncios

Fue allí dónde, como dijo, conoció a Marco el último viernes de noviembre de 2016, es decir el día 25. Posteriormente, en el Antay Casino & Hotel de la misma ciudad, afirma haber mantenido relaciones sexuales con él en la habitación del italiano.

Como publicó en su comentario de las redes sociales, ambos también hablaron de Aylén. Según le dijo Marco, la argentina se muestra en público de una forma que no es, "ya que en casa siempre está cabreada o con mala cara y le molesta que salga con Tony o Marcelo". Según dice, cuando Marco va a ducharse ella le revisa el teléfono móvil. Por eso el italiano le dijo presuntamente que lo tiene aburrido pero que ella depende de él, ya que no tiene amigas y siempre utiliza argumentos como que él es todo lo que ella tiene, algo que hace sentir mal a Marco.

Según Katherine, eso hace que el italiano sienta pena cuando Aylén le dice que sin él no puede estar, algo que la chilena define como "típico chantaje de mujer desesperada". Al ser preguntada sobre si tiene alguna prueba de lo sucedido con Marco, afirma que la única demostración serían las cámaras del casino, dónde se les ve entrando y posteriormente yendo a su habitación.

Anuncios

Durante aquella noche Marco le dijo que iba a terminar con su novia y que después la buscaría, "pero el muy pelotudo a los días de decirme eso subió una foto a su Instagram con ella, escribiendo 'Te elijo a ti'. Con eso me quedó todo más que claro". Desde aquel único encuentro afirma que no han hablado.

Katherine tiene claro que no lo van a dejar porque son tal para cual, "igual de idiotas, patéticos y mentirosos" y cree que Marco "siempre hace lo mismo". Por eso afirma sentir odio hacia él en este momento, y "si lo tuviera enfrente le daría una cachetada porque me dice que va a terminar y no lo hace, y yo como una estúpida esperando a que me llamara o algo". La camarera explica que le dio su teléfono aquella noche y fue ella misma la que lo tecleó en el móvil del italiano, añadiéndose a su agenda como "Kathy Copiapo".

¿Será verdad lo que afirma Katherine? La chilena encaja con el prototipo de chicas que le gustan al concursante de GHVIP5. Lo cierto es que si este testimonio es certero la imagen que Marco ha pretendido defender durante este tiempo como novio fiel e impoluto se desmontaría. ¿Estamos ante el regreso de la teoría de la chancla?