Dos semanas después de que #Alyson Eckmann venciese contra todo pronóstico en la Final de #Gran Hermano VIP 5 a Daniela Blume, la estadounidense ya ha comenzado a disfrutar del premio de 200.000 euros que incluía el maletín con el que se agasajó a la favorita del público.

Una cantidad que la presentadora ha empezado ya a disfrutar al máximo, según algunas de las personas más cercanas a la norteamericana, como por otro lado es normal, dado que el momento para celebrarlo, desconectar del encierro y empezar a comenzar una nueva vida con la vitola de ganadora del reality de Telecinco es ahora, y no dentro de cinco años.

De esta manera, gente de su círculo más íntimo nos hablaba de varias invitaciones a comidas y cenas a amigos suyos, así como algunas fiestas a las que esta ha tenido el gusto de disfrutar bien acompañada para celebrar su fantástico concurso en Guadalix de la Sierra, sin que por otro lado el dispendio en todos estos 'saraos' haya sido ni mucho menos reseñable.

Anuncios
Anuncios

Por otro lado, se habla de que, más allá de tapar los huecos que todos tenemos pendientes y echar un cable a sus seres más queridos de alguna manera, esta se estaría planteando muy seriamente realizar o bien algunos cambios dentro de su piso en la capital de España o bien cambiar de inmueble, aprovechando que ahora se ha dado una circunstancia que le permitiría, incluso afrontar la compra de algún piso si así lo desease.

Lo cierto es que, al menos por ahora, no somos conscientes de que se haya decidido por ningún cambio de calado, más allá de haber planificado ya unas estupendas vacaciones para este verano a las que acudirá acompañada y de las que no nos han soltado prenda alguna los confidentes que confirman que Aly está más exultante y alegre que nunca, lo que no es fácil dado el carácter risueño y positivista de la rubia.

Anuncios

Y es que además de la buena noticia que supone ganar y llevarse semejante dotación económica, pronto vamos a saber sobre un nuevo proyecto televisivo que contaría con ella como protagonista.

Lo cierto es que, salvo que te metas en la compra de un piso, dos cientos mil euros dan para mucho. Si es para fiestas, cenas, vestidos y caprichos, parece que Alyson puede estar gozándoselo a base de bien durante unos cuantos años sin tener que tocar el cajón de los ahorros. Veremos si al final consiguen tentarla con alguna inversión que pueda multiplicar esa cantidad... o decide disfrutar de la vida. Parece que Aly Eckmann tiene más bien un perfil de este último grupo.