La fiesta brasileña organizada este viernes por #Gran Hermano VIP para recibir a los gemelos Antônio y Manoel Rafaski sirvió para que #Marco Ferri y #Alyson Eckmann encontraran algunos momentos para hablar.

La americana fue la que llevó la iniciativa en las tres ocasiones en las que se produjo un acercamiento entre ellos durante la noche. Primero, en ausencia de Aylén, se fue hacia Marco en el sofá y le dijo si no iban a volver a ser amigos después de la decepción que sufrió el italiano por el punto que le dio ella en las nominaciones, a lo que él contestó que sí desinteresadamente.

Luego Alyson, desde el jardín y tocando el ukelele, lo llamó para que la escuchara cantar.

Anuncios
Anuncios

Él acudió y se quedó observando con cierta distancia el concierto improvisado de la americana, hasta que llegó Aylén para imitarla y reírse de ella, algo que molestó a Marco.

Finalmente, tras una pequeña riña entre el italiano y la argentina que provocó que ésta se fuera a dormir enfadada, encontraron un momento en el lavabo para poder charlar algo más ampliamente. Pero como ya hicieron la noche anterior tras la gala, conversaron inútilmente, enrocados en sus posturas y sin encontrar una forma de solucionarlo y retomar la relación.

Parece que la amistad entre ambos está rota. Al menos de momento. Alyson insiste en que le dio un punto en la nominación por su alejamiento en los dos últimos días pero "eso no elimina la amistad y las risas que hemos compartido". Marco volvió a justificar su distanciamiento por la posible expulsión de Aylén, que le llevó a estar más cerca de ella, afirmando que “pensaba que eso una amiga lo podía entender." Pero Alyson cree que eso no es excusa suficiente para que “pareciera que yo no existía”, algo con lo que Marco no está de acuerdo.

Anuncios

La americana se siente como “el p*uto culo” porque finalmente el italiano esté nominado y sea un candidato a ser expulsado el próximo jueves y se arrepiente de haberle dado el punto, aunque se justifica en que fue por descarte y cree que él debería entenderlo porque ella no se hubiera molestado si la situación fuera la inversa. Sin embargo él no soporta la idea de que ella dé prioridad a Emma Ozores o Irma Soriano antes que a la amistad que compartían.

Para Marco tampoco es compatible que Alyson afirmara que si no ganaba ella el concurso quería que ganara él hace unas semanas y ahora acabe nominándolo par expulsarlo. “Eso se llama incoherencia”, afirmó. Además, considera que si su amiga pensaba que él se había distanciado debería de habérselo dicho antes de las nominaciones.

El italiano afirma estar decepcionado y triste, llegando a decir que el jueves por la noche “quería desaparecer. Soy un idiota”, sentenció. Alyson acabó yéndose de nuevo de la conversación al no ser capaz de encontrar una forma de limar asperezas con él. Marco acabó desahogándose con Daniela y la americana con Antônio, diciéndole que más que hablar básicamente se habían dicho lo que pensaba cada uno en voz alta.