No saben qué hacer para arañar unas décimas de audiencia, pero lo sucedido en la tarde de ayer rebasó con creces la línea ética de un programa que parece empeñado en bajar a lo más profundo de las cloacas del mal gusto y la sordidez.

Una Paz Padilla sobreactuada como siempre, anunciaba al comenzar el programa que se había producido algo de extrema gravedad en ‘#Sálvame’ y que les había llegado a la redacción un chivatazo anunciando que podía haber una epidemia en plató y que al parecer uno de los colaboradores era el origen de dicha infección.

Tras el anuncio llegó un supuesto equipo de 'especialistas', seguramente más falso que un euro de madera ya que en ningún momento se supo donde ofrecían sus servicios y cuales eran estos exactamente.

Unas señoritas con mascarilla dirigidas se supone por la ‘especialista’, tenían como misión que los colaboradores pasasen una prueba a nivel personal y familiar para ver quién era el ‘infectado’.

Un teatro absurdo que incluyó prohibir al público salir de plató para ir al baño, como si de una auténtica cuarentena se tratase.

No hay duda de que en las pausas publicitarias esta norma no se cumplió, a no ser que hubiesen dotado a los asistentes de los famosos pañales para astronautas evitando así las pérdidas de orina de los más impacientes.

Todo sonaba a broma cutre pero a eso de las seis de la tarde el director Valdeperas anunció que la epidemia era de piojos y que uno de los colaboradores era quién había introducido a los molestos animales en plató camuflados en su pelo.

Comenzó el turno de reconocimiento. Un dato curioso es que alguna colaboradora lucía como recién salida de la peluquería como por ejemplo Belén Esteban. Siendo malpensado, yo diría que ella sabía perfectamente de que iba el esperpento y se acicaló más de lo acostumbrado..

La que por lo visto no sabía nada era la inefable Mónica Hoyos. Lydia Lozano puso en marcha el show diciendo que si no le revisaban a ella el pelo antes que a Mónica no quería sentarse por temor al contagio.

Aclaró que era broma pero ya sabemos que la acusó hace un año de ir uno de los debates de ‘GH VIP 4’ con el 'pelo sucio' y a pesar de que la Hoyos se defendió diciendo que llevaba un aceite especial para el cabello, el sambenito sigue ahí.

La puntilla fue, como no, de Paz Padilla que le soltó: ‘Tú tranquila, los piojos van a las cabezas limpias y tú nunca la llevas’. Naturalmente Mónica protestó y la presentadora le dijo que todo era broma, pero nada más lejos de la realidad e incluso los compañeros se permitieron dedicar adjetivos como ‘cochina’ y ‘guarra’.

El cisma llegó cuando la supuesta especialista le dijo: ‘Has tenido piojos, pero en este momento tienes liendres’ a lo que la colaboradora le explicó que si los había tenido de pequeña. ‘No es contagioso pero queda alguna liendre’ volvió a repetir la ‘especialista’.

Mónica Hoyos fue así humillada públicamente por el programa con la participación activa de una Paz Padilla a la que ya no le importa cargar contra quien sea con tal de conservar su puesto como presentadora sustituta.

Un bochornoso espectáculo que hizo que Mónica abandonará el plató, según la Padilla para buscar ayuda.

Vamos a ver, las liendres no son otra cosa que los huevos de los piojos, si fuese cierto que Mónica tiene las tiene el contagio es reciente nada que ver con su niñez muy alejada ya en el tiempo. ¿Ha sido todo una broma de mal gusto? ¿Se disculparán? #PazPadilla #Telecinco