Estamos ante un burdel completamente diferente, a los que solemos tener en mente: todas las chicas que nos encontramos, aquí, parecen sacadas de una película de anime japonés; y comparten rasgos que las hacen realmente únicas. No son personas de carne y hueso, son seres inertes, con rasgos hiperrealistas, que forman parte del primer prostíbulo de muñecas en España. Y, no, no son muñecas hinchables cutres. Son muñecas realizadas en silicona.

Las tarifas dependen de según las horas que se contraten, como podemos leer en la página web de la empresa Lumidolls, que abrió, este mismo mes, la primera agencia en ofrecer servicios de las conocidas como Sex Dolls.

Anuncios
Anuncios

Y, para ello, han elegido la ciudad de Barcelona. Una hora: 120 euros. Dos horas: 170 euros.

Estas muñecas son únicas, ya que su aspecto se parece bastante al del cuerpo de una mujer real, con cavidad oral, vaginal y anal. Pero, a pesar de no ser reales, los clientes están obligados a usar lubricantes de un único uso, preservativos... y la empresa se encarga de lavarlas con un jabón antibacterias.

La empresa busca cumplir todos los sueños de sus clientes, igual que si estuvieran en un prostíbulo de mujeres reales, sin límites. Además, los clientes pueden elegir cómo quieren encontrar a las muñecas, qué tipo de ropa quieren que lleven, en qué clase de situación... De momento, el catálogo está formado por cuatro muñecas. Por ejemplo, Katy se describe como "atractiva, sensual y sexy"; o Leiza, "la perfecta sumisa" (y, tanto, es una muñeca...).

Anuncios

Este tipo de juguetes sexuales nacieron en #Japón, que es el principal productor de este tipo de productos. Allí, este tipo de muñecas pueden llegar a tener un precio de 6000 euros. No se sabe la razón, pero la sociedad nipona, cada vez más, prefiere lo artificial y no el contacto de carne y hueso. Además, las empresas que se encargan de fabricar este tipo de muñecas, buscan una mirada más humana y una piel más suave, para lograr satisfacer las necesidades de sus clientes.

Las muñecas se pueden personalizar, como se quiera, inclusive, los looks de las mismas. #Barcelona