Desde que salió a la luz la noticia del supuesto biógrafo de #Belén Esteban, no han tardado en aparecer especulaciones de todo tipo que podrían sentar muy mal a Belén Esteban. Y no es para menos, pues la colaboradora de #Sálvame ha admitido que ha tenido que ponerse en contacto con el padre de su hija, Jesulín de Ubrique, e informarle de todas estas especulaciones...

Una conversación de la que no hemos tenido más contenido puesto que la colaboradora no ha querido dar ningún otro detalle al respecto, pero lo que sabemos con total seguridad es que el tema de conversación ha ido orientado a la protección y bienestar de la hija que tienen en común, Andrea Janeiro.

Anuncios
Anuncios

Y esta llamada, Belén la ha visto necesaria principalmente porque se está poniendo en entredicho la paternidad de Jesús, algo que como es lógico, afecta de un modo contundente a toda la familia. ¿Qué más le habrá dicho en esa conversación? ¿Se ha guardado algo que no contará? Lo más seguro.

Sin embargo, no sabemos que será lo que ocurrirá, sin embargo, últimamente los ánimos están alterados y cada día en Sálvame hay un episodio nuevo con el que no retirar la vista de la televisión y lanzar el mando lejos. ¿Es a caso un método para ganar más audiencia?

Ya sabemos que las parodias a Jorge Javier Vázquez le salieron caras, y quizás se tengan que vender más otro tipo de cosas en el programa que no den lugar a reírse de una comunidad, como fue el caso de Valencia. Quizás ahora hayan elegido sacar nuevamente la vida de Belén y estarán varios meses encontrando el modo de mantenerse con un buen dato de audiencia gracias a la colaboradora y al "rifi rafe" que existió hace dos días entre Lydia Lozano y Mila Ximénez.

Anuncios

Cuyo conflicto aún no se ha resuelto, por lo que tenemos para rato.

En definitiva, seguiremos informando a nuestros lectores y siempre con la actualidad como bandera. Ojalá se nos pegue algo de Sálvame con lo que vender durante mucho tiempo. Espero que os haya gustado mucho el bombazo de hoy, os esperamos cada día. #Telecinco