Son diversas las veces que Mediaset ha copiado formatos de otros países. Como fue el caso, en el año 2000 de la revolución con "#Gran Hermano". Así como este reality, ha habido otros como " Supervivientes","Acorralados" o "La casa de tu vida", entre muchos otros.

Casi todos ellos echaron el cierre debido a las bajas audiencias, excepto Gran Hermano o Supervivientes, el primero de ellos no se encuentra pasando uno de sucaracterísticas y tos en la televisión española y el grado de aceptación de la audiencia es muy bajo. Es por eso que España debería renovarse un poco en lo que a realities de convivencia se refiere. Pues al otro lado, en Chile precisamente, triunfa "Amor a prueba" o "volverías con tu ex".

Anuncios
Anuncios

Unos realities donde el plato fuerte son los concursantes, quienes deberán elegir en un periodo de tiempo de convivencia, con quien se quedan. Si con su ex o con una nueva pareja.

En definitiva, como no podía ser de otro modo, aquí en España no nos faltan ejemplos para que entren en un concurso de esas características y los posibles candidatos podrían ser: Pipi Estrada con Miriam Sánchez y su nuevo novio, Chabelita con Alejandro y el padre de su único hijo o Sofía Suescun con Suso y su recién ex, que conoció en myhyv.

En general, tendríamos buenos concursantes si quisieran participar en este tipo de reality. Sin embargo, y dadas las circunstancias de cada uno, no sabríamos si aceptarían. Lo que sí sabemos es que la ex tronista de MYHYV, Oriana Marzoli, ya ha estado en ese reality en Chile junto a su ex, Tony Spina, y no parece haber acabado la cosa demasiado bien.

Anuncios

A ver si Mediaset se anima a hacer un casting y vemos rostros nuevos en ese tipo de realities, al estilo Gran Hermano. Quizás los bajos datos de audiencia son fruto de ver siempre las mismas caras y nunca un rostro fresco en el panorama televisivo.

Ojalá #Telecinco se atreva y den el paso de un reality de estas dimensiones que rompa con los formatos antiguos. Ya sabemos del éxito rotundo en otros países al otro lado... #Sálvame