Se avecina jaleo del bueno entorno a #Belén Esteban y Jesulin de Ubrique en relación a la ya famosa publicación literaria que verá la luz el próximo mes de junio en forma de biografía no autorizada de la colaboradora estrella de Telecinco y que lleva la firma de Julián Fernández Cruz: 'Las verdades ocultas'.

Una publicación de la que ya hemos venido hablando en varias ocasiones y de la que, poco a poco, vamos sabiendo más, a medida que el autor va soltando pildoritas de lo que podremos ver en un libro que aguarda a la mayoría de edad de la hija de la de San Blas, para salir a la calle y ser consumido por el gran público.

Algo que, según este habría revelado a los compañeros del diario El Español no sería casualidad, ya que en su interior se darían todo tipo de pelos y señales por los que se podría barruntar que, presúntamente, la paternidad del torero sobre Andrea Janeiro estaría más en el aire que nunca.

Anuncios
Anuncios

Una dura revelación que llevaría al hombre que se erige como verdadero padre, un ex futbolista llamado David Camacho, a salir a la palestra en cuanto Andreíta cumpla los 18 para explicar lo sucedido con su madre 'que todo el mundo sabía en el barrio' y que cree es el momento que sepa está para reclamar explicaciones a sus congéneres oficiales en busca de una prueba de paternidad.

Y es que, según esta inflamación de la que aquí nos limitamos a dar eco, Camacho estaría preparando ya una demanda de paternidad, una vez ha podido hacerse con todas las pruebas y documentos necesarios que le carguen de indicios al juez para que este autorice dar luz verde a la prueba de marras que debe confirmar o desmentir si es o no e padre de la hija de la Esteban.

En palabras textuales del autor a El Español: 'Andrea no es hija de Jesulín, toda la familia lo sabe y todos callan'. Y es que, entre otras supuestas pruebas, quedaría demostrado que está ir enfrentada cuando Jesús se encontraba toreando en América Latina, momento en el que el supuesto encuentro habría fructificado.

Anuncios

'David lo tiene todo preparado', concluye Fernández Cruz. #Sálvame