Tenían puestas todas sus esperanzas en que la llegada de Terelu Campos a la casa de Guadalix fuese el revulsivo que ‘GH VIP 5’ necesitaba para aumentar una audiencia que de momento brilla por su ausencia. Nuevamente se equivocaron.

Anuncios

Llegó Terelu en plan diva con una melena que parecía haberse alargado mágicamente, no sabemos si por el brushing o por unas ligeras y favorecedoras extensiones. Sea como fuese, ella entró como una gobernanta de mansión victoriana, inspeccionando ‘su cocina’ y las habitaciones incluidos los armarios y por supuesto criticando a las féminas del #Reality a las que consideró algo descuidadas.

La gala fue un horror, con vídeos de presentación repetidos y una prueba de decoración de magdalenas (ahora llamadas muffins) por parte de todos los concursantes. Un auténtico campo de Brabante del que Terelu tenía que escoger a los capitanes de los dos equipos que se disputarán la prueba semanal.

Ella lo tenía claro en uno de los dos nombre y así no dudó en darle el gorro de cocinero del equipo negro al ex viceverso y parece ser que también ex concejal del PP Sergio Ayala, al parecer oscuro objeto del deseo de Aless Gibaja que está dispuesto a carpetear con él y lo que se tercie a nada que Sergio le abra las compuertas de su corazón.

Con el nombre de la capitana del otro equipo pasó algo realmente curioso y digno de mención. Claramente se oyó decir a Terelu: Emma. Tan claro, que hasta Jordi González lo comentó cuando la que se levantó fue Irma Soriano. ¿Qué paso? ¿Por qué Terelu no dijo nada y aceptó a Irma como capitana? Hoy hemos visto a Irma masajear con fruición los cansados pies de la jefa de cocina mientras se hacían confidencias. Seguro que sacáis vuestras propias conclusiones.

Los capitanes eligieron a quién querían en su equipo y así fue el reparto

Equipo negro:

  • Capitán: Sergio Ayala
  • Marco Ferri, Tutto Duran, Aly Eckmann, Elettra Lamborghini y Toño Sanchís

Equipo blanco:

  • Capitana: Irma Soriano
  • Alonso Caparrós, Ivonne Reyes, Aless Gibaja, Daniela Blume, Emma Ozores y Alejandro Abad

Y poco más digno de mención, bueno si, que las redes estaban revueltas, fanés y descangalladas, deseando acabase de una vez una gala sin emoción, repetitiva y cansina en grado superlativo.

En plató siguió el machaque a toda costa hacia Toño Sanchís azuzado por un Jordi González al que no se le ve muy cómodo en su papel. Terelu en el confesionario hizo lo propio, afirmando que lo había visto muy tenso y dos o tres adjetivos más, lo que sea con tal de quedar bien con Belén Esteban y sus adláteres o pelotas máximos que en 'Sálvame' son legión.

Legión encabezada por un Kiko Hernández que tras aquel famoso enfrentamiento en plató cuando ella estaba ‘mala’ y en el que a punto estuvo la Esteban de desvelar lo que es vox populi, decidió tras la vuelta de la colaboradora al redil convertirse en su mayor defensor y amigo. Lo que son las cosas.

Los datos de audiencia dejan a ‘GH VIP 5’ con las vergüenzas al aire y no es por culpa del casting, uno de los mejores que se han visto en un reality. El 14,1% de share no engaña, la audiencia sigue huyendo.

A la hora de la comida se ha producido un desencuentro entre Alonso y las estrictas directrices de una Terelu totalmente despojada de glamur, tanto que no parece la misma que entró ayer noche. Acabado el rifirrafe ha compartido comida con gesto torcido y cara de ‘me las piro’. ¿Aguantará una semana? ¿Aceptará quedarse como concursante arriesgándose a que su imagen quede por los suelos? Lo veremos. #GHVIP5 #Telecinco