Impresionante. La fuerza de voluntad del ser humano no tiene límites y eso es lo que ha quedado completamente demostrado echando un vistazo al espectacular cambio de imagen que con mucho sacrificio, tiempo, y una fuerza de voluntad apoyada en su círculo más íntimo de familiares y amigos, ha conseguido una ex concursante de #Gran Hermano.

Se trata de Lorena Edo, quien después de mucho tiempo trabajando en una transformación física a la que se se vio obligada después de que los médicos la diagnosticaron con obesidad mórbida, ha conseguido todo un hito para cualquier persona: Perder la friolera de 60 kilos para completar un cambio radical en su imagen y esculpir la figura que luce hoy en día.

Anuncios
Anuncios

Tan orgullosa está la protagonista de esta historia -y no es para menos- de haber podido conseguir cambiar su vida de manera radical gracias a este cambio, que ha decidido contar la experiencia y celebrar su cambio total que ha querido mostrarse en todo su esplendor desnudándose al completo en Instagram para que todos los que la han apoyado y empujado a conseguir su meta vean su cambio y constaten que este es posible gracias a las manos médicas, una dieta sana, ejercicio físico y una serie de sacrificios que, según narra la protagonista, han acabado valiendo la pena.

La rebaja de peso de Lore_Edo, como la encontraran en las redes sociales los que la quieran ver luciendo cuerpazo, la ha convertido en otra persona sintiéndose, dentro de la imperfección presente en todo cuerpo humano y que ella sigue viendo aunque ya en una presencia mucho menor, una mujer sexy.

Anuncios

Algo que notan en su entorno, donde aseguran que el cambio no sólo es el físico que salta a la vista, sino que también se ha producido por dentro, haciendo de Lore una mujer mucho más feliz, vital, y en definitiva con más ganas de vivir que nunca.

Lorena, además de dar las gracias a todo el mundo, espera servir de ejemplo para todas esas personas que dan su caso por perdido y que creen que nunca serán como desean. Si ella ha podido, todo el mundo puede.