¡Por fin lo ha conseguido! Después de que hace apenas unas semanas confesara durante una entrevista en uno de sus bolos en Barcelona que su deseo, a nivel televisivo y profesional, pasaba por volver a Mujeres y Hombres y Viceversa, Iván González ha conseguido su propósito y disfrutará del programa que le dio el salto a la fama de nuevo durante las próximas fechas.

Si bien su intención última es conseguir el trono, tal y como él mismo ha confesado en retiradas ocasiones, al considerar que dejó un trabajo por hacer cuando parecía que iba a rehacer su vida sin Ruth, saliendo por la puerta de atrás al confesar la de Basauri que ambos se habían saltado las normas, su retorno actual no será para sentarse en el sillón rojo.

Y es que, según hemos podido saber, este tomará el relevo de Rafa Mora como ex tronista estrella que juzga los avances y retrocesos de los chicos y chicas que ahora ocupan el trono y que tratan de encontrar el amor en el programa que presenta Emma García.

Anuncios
Anuncios

Aunque tengan dos personalidades muy distintas, ambos responden a ese perfil de mujeriego triunfador atractivo que podría habérselo puesto fácil al gaditano.

Sea como fuere, su nueva labor en el programa será asesorar, pero también cantar las cuarenta si hace falta, a los tronistas que ahora mismo tiene el programa. Más concretamente a los chicos que tratan de pretender a las chicas en el trono femenino de #MYHYV, con quienes todo parece advertir será muy duro desde el minuto uno.

Su intención, no obstante, es la de hacerse con la próxima vacante que la dirección del dating show decano de la televisión española ponga en liza para así, de una vez por todas, poder disfrutar de un tiempo sentado en el sillón rojo en el que conocer, dar citas, y disfrutar del proceso de encontrar el amor que le fue 'birlado' por el temor a que se destapase su 'affaire' con Ruth durante el tiempo que este pasó de ser su pretendiente a tronista de manera oficial.

Anuncios

Los seguidores del programa se lo han tomado de distinta manera. Eso sí, parece que la mayoría todavía no le perdona que se saltara las reglas.