La ganadora de #Gran Hermano 17, Beatriz, y su deseado chico, Rodrigo, siguen juntos. El equipo Rodea, después de pasar un sinfín de altibajos y problemas que han ido minando su relación durante los casi cien días de encierro en Guadalix de la Sierra, no podría estar más feliz unido.

Así se encargaron de confirmarlo ellos mismos en la última emisión oficial de Gran Hermano, la del Debate Final de GH 17, en el que la ganadora se sometió a la entrevista de Jordi González, al repaso de su experiencia en el concurso y a las cuestiones de ex concursantes y colaboradores en el plató, con la sonrisa de la ganadora... pero sobre todo de la enamorada.

Anuncios
Anuncios

Y es que a Rodrigo, el ex pijo que tuvo que vivir con el trauma de la familia que todo lo tenía y se le torcieron las cosas, el mismo que aseguraba que no se sentía enamorado de la valenciana durante la última semana previa a la final, parece haber cambiado de opinión ahora que su chica se ha alzado con el galardón de campeona y en su cuenta corriente hay 300.000 euros esperando a ser gastados o repartidos.

Un amor ya resuelto, el que les une a ambos, tal y como comentan distintos testigos de la tradicional fiesta de despedida de cada edición en la que se les vio a ambos más que unidos y que, tras disfrutar de una celebración de lo más feliz, acabó como no podía acabar de otra manera, con ambos pasando la noche juntos, tal y como los compañeros de ElMundo han confirmado en su publicación.

Allí, ambos, compartiendo leche, se habrían desfogado después de haber aguantado los carros y carretas del instinto animal durante su experiencia en la casa, desfogándose de lo lindo en la primera gran noche del equipo 'Rodea' como pareja oficial, acabando por descubrir los secretos que uno y otra escondían tras el tiempo de convivencia juntos.

Anuncios

Ahora, pues, todo parece indicar que el próximo paso que dará la pareja será el de buscar un hogar juntos para seguir conviviendo. Lo bueno de salir de GH es que los dos ya saben que son compatibles viviendo juntos. Nada que no sepa el uno del otro, en este aspecto.