Una de las primeras cosas de las que se va a enterar Meritxell tras su primera noche fuera de la casa de Guadalix de la Sierra tras noventa días encerrada y tratando de luchar por el amor de un hombre, no le va a gustar nada. Y es que el chico de sus ojos, Alain, no ha perdido el tiempo en su ausencia y ha tratado de disfrutar de la vida sin amarras, a pesar de que se las hayan tratado de poner.

Eso es lo que hemos sabido gracias al blog del comentarista estrella de Telecinco, Kiko Hernández, integrado en la web oficial de la cadena de Fuencarral, y en la que se ha destapado la nueva relación existente entre Clara y Alain, a quienes se les ha visto mucho más que juntos desde que salieran de #Gran Hermano 17, disparando todo tipo de rumores sobre qué son exactamente ahora mismo los dos ex grandes hermanos.

Anuncios
Anuncios

Y es que a la rumorología propia de su buen rollo dentro, pero sobre todo fuera de la casa, se ha sumado el hecho de que ambos coincidieran en uno de los muchos bolos que están disfrutando y tienen programados en los próximos meses, en Jerez de la Frontera, donde estos y otros rostros conocidos hicieron acto de presencia para alegría de los jóvenes allí congregados, teniendo una noche de lo más completa.

Como si se tratara de dos lapas, los testigos que estuvieron viéndoles en la sala 'La Galería', aseguran que estos no dejaron de reír, charlar, bailar, cogerse y hasta 'perrear', en un bolo en el que ambos habrían dado buena cuenta de la barra libre de copas que la organización les habría puesto a todos los invitados VIP a la fiesta GH 17.

De hecho, narra el colaborador de Sálvame, hubo escenas que han sido retratadas y publicadas en este mismo blog, hubo momentos en los que ambos "se dejaron llevar por la pasión", es decir, se olvidaron de que estaban en un lugar público, de que había cámaras y testigos, y cruzaron la raya de la amistad para sorpresa de alguno de los presentes.

Anuncios

La tensión carnal entre ambos se hizo evidente y quien dice fue resuelta por fin. La familia de Clara ya habla de Alain como un miembro más de la familia. Blanco y en botella. ¿O no?.