A falta de una semana para que Jorge Javier reciba el nombre del notario y lea ante toda España el nombre del ganador o ganadora de #Gran Hermano 17, la campaña de familiares y amigos de los finalistas por conseguir que sean estos los que se lleven el maletín con los 100.000 euros es ya muerte.

Tanto es así que, sabedores de que su particular 'guerra' con Meritxell está muy igualada en estos momentos, según los porcentajes ciegos y también según las votaciones oficiales de Telecinco que esta publica en su página web, la gente más cercana a Beatriz ha decidido dar un empujón a su carrera hacia esos cien mil euros publicando una sugerente foto de la valenciana en topless.

Anuncios
Anuncios

Es decir, sin sujetador, en las cuentas oficiales de esta en las redes sociales.

Una fotografía de lo más artística y delicada posible, realizada por un fotógrafo que buscó el lado más picante pero nada de erotismo con sus lanzamientos fotográficos, en la que se ve a Naranjita en la playa, sentada sobre unas rocas luciendo apenas un tanga y una diadema de tela mientras mira a la cámara con cara provocativa mientras cruza sus piernas y tapa con su pelo y sus brazos las zonas erógenas de su fisonomía.

Una fotografía que apenas se ha publicado en las últimas horas y que ya ha comenzado a arder y a viralizarse por las redes sociales, contabilizando en estos momentos en Instagram, donde cualquiera puede verla accediendo a su perfil oficial (@beatrizretamavlc), más de once mil quinientos likes, por no hablar de las veces en las que esta ha sido compartida en esta red social, en Twitter, en Facebook, y se ha pasado por WhatsApp.

Anuncios

En su entorno esperan que esta graciosa instantánea sirva para dar visibilidad a la que consideran la favorita y ganadora moral, representando a una chica joven, alegre, sencilla, de barrio y que es merecedora de convertirse en la nueva reina del reality decano de la televisión española.

Sólo queda una semana para conocer quién ganará B y el resto de familias tampoco se han quedado paradas. La guerra por la victoria sigue su curso.