Si por la segunda acepción de 'adicción' de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), la que indica que es la "afición extrema a alguien o a algo", nos atenemos, es muy posible que Bea esté sufriendo las consecuencias de una doble en la casa de #Gran Hermano 17. La primera a Rodrigo, con quien está completamente obsesionada más allá de los tiras y aflojas de la relación y de que esta no avance lo que ella quisiera. La segunda, más propia de un síndrome de abstinencia como consecuencia de la falta de 'roce' durante casi ya tres meses y que estaría relacionada con Rodri.

Y es que, en relación a este último asunto, la valenciana ha deslizado en el 24 horas estar al límite de su capacidad de aguante después de estar rozando esos noventa días a 'pan y agua' que le han llevado a pedir a Rodrigo que le ayude a "descargar", no por placer, si no porque lo "necesita".

Según parece, ni si quiera la propia Naranjita recuerda ya cuánto hace de la última vez que estuvo casi cien días sin darse una alegría al cuerpo.

Anuncios
Anuncios

Algo que es de lo más normal del mundo cuando se es, como ella se califica "muy fogosa" y "muy activa", lo que le lleva a necesitar mucho más roce carnal que el resto de personas que llevan la abstinencia forzosa con mucha más naturalidad. Por ejemplo, el resto de habitantes de la casa de esta edición... y la inmensa mayoría del resto de ediciones de este y otros reality shows.

Sea como fuere, cada uno es como es, y eso es algo que la audiencia, generalmente, suele valorar muy positivamente a la hora de identificarse con concursantes en los formatos de tele realidad. Y es que está comprobado ya que los más mundanos, terrenales, sinceros, que no piensan dos veces lo que dicen, y que reconocen sus debilidades y también sus errores a lo largo del concurso, acaban triunfando sobre las estrategias.

Anuncios

Después de su hora sin cámara fallida con Rodrigo en la que había conseguido unas esposas y todo tipo de juguetes para hacer de aquella noche algo inolvidable, sin que finalmente culminase, la paciencia corporal de Bea se ha agotado y no sabremos si podrá aguantar sin 'juegos y travesuras' hasta el final de GH17.