¡Lo que #Gran Hermano ha unido, que no lo separe el hombre! Y es que Pol y Adara, dos de los grandes animadores de la decimoséptima edición del reality decano de la televisión española siguen juntos, y muy enamorados, lo que se han encargado de proclamar a los cuatro vientos tanto a sus amistades, como a sus fans a través de la televisión, los bolos y las redes sociales.

Tras la polémica salida de la azafata, favorita en todos los foros para alzarse con los 100.000 euros de premio del concurso, la madrileña y el catalán han ido poco a poco forjando una relación nacida en la casa de Guadalix de la Sierra pero asentada en un día a día que, por ahora, no les está permitiendo estar todo lo juntos que desearían...

Anuncios
Anuncios

pero que tampoco les está separando una vez ambos están viéndose con la privacidad de la que no gozaron en el arranque fuera de GH17.

De momento, ambos siguen viviendo en sus casas, cuando él no se encuentra en el hotel al que los invitados de Telecinco acuden para las galas en las que hacen acto de presencia los ex concursantes, habiendo, eso sí, pisado ya juntos la casa de Adara, donde ya habría sido invitado el luchador genéticamente perfecto y donde ambos habrían amanecido ya en alguna ocasión.

Y es que, de momento, los bolos de Pol, que aunque es cuestión de tiempo todavía no han sido superados por los de Adara, les mantienen con el mínimo contacto durante los fines de semana, tratando de coincidir entre semana en Madrid, a falta de que ambos decidan si quieren establecer su relación - y también su centro de operaciones para bolos y apariciones televisivas- en la capital de España en un piso conjunto.

Esta es la intención de ambos, si bien creen que es demasiado pronto para ponerse con lo del piso cuando apenas acumulan unas semanas de relación en las que la pasión estaría siendo la tónica, como mandan los cánones de las relaciones.

Anuncios

La cosa, en cualquier caso, va muy en serio y para adelante. Parece que los 'haters' de ambos estaban equivocados en cuanto a qué pasaría con su historia una vez los dos fuera.