La pareja formada por Bea y Rodrigo parece estar viéndose afectada por la cercanía de la gran final de GH17. La chonija y el apodado por Adara como 'el zapato' (Rodrigo) se han disgustado varias veces en las últimas horas.

Rodrigo ha demostrado en varias ocasiones durante el concurso que no termina de confiar en Bea, ya que la naranjita parece que cuenta más detalles de su vida al resto de la casa que al propio Rodrigo. El madrileño ha manifestado reiteradamente que no le gusta que Bea hable por detrás cuchicheando de cosas de las que él no tiene conocimiento. Este sería el caso de lo ocurrido en la pasada fiesta de Guadalix, donde al parecer Bea y Meri susurraban por lo bajini un secreto de Bea.

Anuncios
Anuncios

Tan mosqueado estaba el muchacho que le soltó a la naranjita "tienes más capas que una cebolla", sin aclararle a su novia el porqué de su enfado.

La naranjita ante tanto pique acabó harta de intentar arreglar las cosas con su enamorado: "Tus indirectas son muy directas. No te vengas con rodeos. Estás picando todo el rato. ¿De qué coño vas?", le echó en cara la naranjita. Al cabo de un rato, Rodrigo quiso soltarse y explicar de dónde venía el mosqueo, "No es la primera vez que el resto sabe las cosas y yo no. Luego se te queda cara de gilipollas", soltó el madrileño a la chonija. A esta frase el chico añadió que durante la fiesta sonaba una canción y que los comentarios de Bea con Meri eran acerca de esta melodía, ya que al parecer la musiquita hacía que Bea recordase a su ex novio. Sin embargo, Bea le explica a Rodri que está totalmente equivocado, que los tiros no iban por ahí y que lo que en realidad comentaba con Meri era algo acerca de su tatuaje.

Anuncios

Eso sí, también le explicó que el tatuaje fue un regalo del ex novio de Bea a la naranjita. Así que el tema acabó peor de lo que empezó, ya que según Rodrigo la versión que le había dado su novia acerca de ese tatuaje en concreto era que fue fruto de una locura y nunca le mencionó que se lo había regalado su ex.

Ante esta situación, Rodrigo y Bea se sinceraron y el chonijo le pidió a su novia que no volviera a ocultar ni maquillar ciertas cosas, ya que de esa manera las hacía más importantes de lo que realmente eran. Además, le confesó que odiaba que ella compartiera cosas de su pasado con los demás y no con él. Tras esta conversación los chicos se reconciliaron: "Me puedes contar lo que quieras y lo sabes. No soy un tío celoso y no me importan las cosas de antes. Cuando una persona está con alguien es porque quiere. También te digo esto porque yo en el pasado me he portado mal muchas veces y no quiero cagarla...", sentenció Rodrigo. #Televisión #Telecinco #Gran Hermano