La reciente gala de #Gran Hermano nos permitió ver de nuevo a Adara Molinero, una de las concursantes de GH17 más seguidas y que se mostró aparentemente muy feliz y tranquila, a pesar de su inesperada expulsión. La madrileña mostró ayer su apoyo incondicional a su compañera Meritxell, que parece haberse convertido en una copia de la azafata, ya que la hemos podido ver utilizando las mismas expresiones e incluso teniendo las mismas escenas de celos con Miguel, esta vez por los sueños eróticos del gallego con el francés.

La pantera ya no tendrá que preocuparse por Miguel, ya que Alain se convirtió en el nuevo expulsado de la casa de Guadalix y se quedó a las puertas de la gran final.

Anuncios
Anuncios

Adara pareció conforme con esta decisión por sus desavenencias con el francés durante su estancia en la casa. Antes de conocer este resultado, la madrileña había hablado alto y claro en una reciente entrevista fuera de plató en la que repartió estopa para todos sus compañeros de encierro, especialmente para Miguel y Alain.

Sobre el francés, la cuchufleta dijo que no merecía ganar en absoluto porque lo consideraba una persona plana, que no se mojaba por nada ni nadie: "Alain no merece llegar final porque ha sido otro zapato que no se ha mojado en nada. No me creo que en su día a día todo sea así (tan lineal)". Además, la azafata dio su opinión sobre el comportamiento del francés con Meritxell: "Tienes ya cierta edad, puedes hacer daño a las personas, no te puedes quitar dudas besándola y luego encima decirle que ha sido un error etc., son cosas que duelen muchísimo".

Anuncios

Adara reconoció que ella también se equivocó en algunos aspectos de su convivencia y dijo que hubiera cambiado aspectos como sus escenas de celos: "Hubiera cambiado los momentos de celillos que me entraban porque me trajo discusiones con Pol innecesarias...suelto todo y muchas veces sé que me debería de callar.".

A la pregunta de Simona de si había entrada en el juego con un plan para hacerse la víctima y pasarse gritando todo el concurso, Adara respondió con la misma moneda, ya que acusó a la rumana de ser ella la que entró con información y con un plan para provocarla a ella y, especialmente, a Meritxell.

Miguel sigue siendo el objeto de fijación de la azafata, aunque ella lo niegue, y no parece que la animadversión que le profesa vaya a cambiar con el tiempo. La guapa concursante acusó por enésima vez a Miguel de mala persona."No tengo fijación por Miguel, es que es mala persona por el daño que me hizo y por su juego sucio".

Para terminar, Adara resumió las personas que han marcado su paso por GH17 en tres frases: "Olvidaría a Miguel. Dormiría con Pol y viviría con Bárbara". #Televisión #Telecinco