Ocurrió la pasada noche, en el fin de la gira que Guns N' Roses ha estado realizando por Hispanoamérica y que tuvo lugar en México, donde dieron su segundo y definitivo concierto como cierre del tour. Tras la última canción, cuando la banda daba por terminado el concierto, Axl Rose, el polémico y siempre controvertido frontman de #Guns N' Roses, decidió mostrar al público la sorpresa que les tenía preparada a los asistentes: Una piñata en forma de #Donald Trump.

En ese momento Axl al micrófono y, bajo la atenta mirada de Slash, animó al público a mostrarle sus respetos al recientemente elegido presidente de los Estados Unidos de América, algo que enfervorizó a un gran número de asistentes que, bate en mano, suministrado, eso sí, por la compañía de seguridad de la banda para evitar que el tema fuese a mayores, se dispuso a destrozar la figura dándole una paliza sin precedentes.

Axl y su banda se han ido mostrando tremendamente críticos a lo largo de la gira, con respecto a la posibilidad de que alguien de las características de Donald Trump llegara a ser presidente de los Estados Unidos, pero las críticas y las apelaciones directas al magnate que venció a Hillary Clinton en la pasada campaña, se han recrudecido desde el momento en que éste fue declarado oficialmente vencedor y sustituirá a Obama en la Casa Blanca.

Anuncios
Anuncios

Algunas de estas críticas se han mostrado en los recientes shows de Guns N' Roses en los que Axl Rose ha sustituído parte de las letras de sus canciones por apelaciones directas a Donald Trump, como por ejemplo sucedió en el concierto de Sao Paulo en Brasil el pasado 11 de Noviembre. En él, la letra de Civil War, una proclama antibelicista, se modificó por un "Look at The Fear Trump's Feeding" que traducido al español vendría a decir algo asó como: "mira el miedo que Trump está alimentando". También se dirigió al magnate diciéndole si "¿Alguna vez dejas de llorar?" refiriéndose a las quejas que había manifestado Trump sobre los actores del musical Hamilton que dedicaron un discurso en contra de Trump aprovechando que su segundo Michael Pence estaba en la sala. #Conciertos