Últimamente la discoteca Malalts de Festa de Barcelona se está convirtiendo en uno de los platós no oficiales del programa de Telecinco 'Mujeres y Hombres y Viceversa'. Allí han ido pasando tronistas, pretendientes y concursantes de otros realitys de la televisión de Mediaset siendo el actual tronista #suso y el ex de Gran Hermano 12+1, Alessandro, los últimos invitados a un bolo.

Allí, como suele suceder, en un ambiente distendido, en mitad de la fiesta, y cuando las barras libres para los VIP ya han comenzado a rodar, el catalán ha hablado de su trono, sus pretendientas y de unas cuantas intimidades tanto del programa como de su vida, dejando varios titulares.

Anuncios
Anuncios

En cuanto al programa, en el vídeo que aquí os adjuntamos al final de este texto, el ex de GH 16 llega a comentar en un momento que espera que en la entrevista no le corten lo que dice por que en "#MYHYV me cortan todo", deslizando de alguna manera que lo que ven los espectadores no obedece a la realidad tal y como sucede, sino a lo que el programa quiere sacar en un palo que a buen seguro no habrá gustado nada a sus ya de por sí disgustados jefes con la audiencia del ex de Sofía.

Una de las cuestiones más importantes de su trono llega casi al final, cuando este asegura que, a pesar de que muchos lo quieren echar del sillón rojo, todavía queda mucho tiempo de tronista, ya que no tiene decidido con quién se va a ir del programa. Al menos todavía. Ni siquiera tendría una favorita y sin llegar a nombrar a Melissa en ningún momento.

Anuncios

Y es que "todas se están dejando la piel", según él.

Ya en cuanto a su vida privada, este aseguró que preferiría ser feo y rico, que no guapo y pobre, ya que prefiere "llorar las penas en un Ferrari". Allí, además, podría subir a algunas mujeres, rubias o morenas, ya que a Suso le gustan todas. Sin preferencias en este sentido.

Mucho más explícito fue al hablar de la cama y de su postura favorita, indicando que esta es "el perrito o a cuatro patas", postura que por cierto practicó con Alessandro. ¡Ver para creer!