El pasado 8 de septiembre daba comienzo una nueva edición de Gran Hermano, en una gala inicial en la que conocimos a los concursantes. Fue esa misma noche cuando ya caló en parte de la audiencia una concursante caracterizada por su enorme naturalidad: Meritxell Prieto. Meritxell entró en la casa junto a su amiga Laura Ríos; ambas se hacían llamar las panteras de Cornellá, por dejar huella por donde pasan.

Ya desde la primera semana se mostró como una persona real, clara y sin dobleces, diciendo lo que pensaba en cada momento, desde la educación y sin faltar al respeto, teniendo ya una bronca con Clara a los tres días de comenzar la convivencia.

Anuncios
Anuncios

Pero prácticamente no la hemos visto en horario de prime-time, ni en galas ni en debates, y siempre han omitido sus vídeos y no los han mostrado hasta bien avanzadas las galas, en pleno late-night, cuando la gran mayoría de la audiencia ya no está pegada al televisor, sino a sus sábanas. Y esto es lo que me ha llevado a escribir este artículo: ¿Ha dado verdaderamente GH la importancia y el protagonismo que se merece a Meritxell?

A menudo se confunde el término protagonismo con dar juego, algo totalmente equivocado. Llevamos años viendo como la organización de #Gran Hermano da protagonismo a los concursantes que quiere, poniendo sus vídeos a todas horas, mientras que otros concursantes que valen lo mismo o más se quedan en un segundo plano en las galas en directo, sin salir apenas en los vídeos, cuando son algunos de los que mueven más la casa en el canal 24 horas.

Anuncios

Estamos ya cansados de ver cómo algunos concursantes que lo dan todo en esa casa y son auténticos protagonistas en el 24 horas son ninguneados en las galas en directo, siendo sometidos incluso a desprecios por parte de colaboradores que los llaman "muebles" desde la ignorancia, pues en su tiempo libre en lugar de ganarse el sueldo viendo la casa en directo para poder comentar de forma elocuente prefieren reírse de los pocos colaboradores que sí están enganchados 24 horas a la vida en la casa de Guadalix y hacen correctamente su trabajo.

Con todo esto quiero decir que es completamente injusto cómo los directivos y los colaboradores del programa ningunean a algunos concursantes, como por ejemplo Meritxell, una concursante enorme que está haciendo un gran concurso y cuyos vídeos o no se muestran o se muestran rápido y de pasada. Luego claro, nos encontramos con que la gran mayoría de gente que sólo ve las galas no entiende a la pantera, pero estoy seguro de que todos aquellos que no comprenden los 2 puntos de Meritxell a Clara el pasado jueves en las nominaciones es porque no han visto cómo Clara la ha despreciado, empezando por cuando ella junto a Rodrigo, Miguel y otros compañeros cogieron a escondidas la ropa interior de la de Cornellá, hicieron una comba con ella y saltaron, mientras la llamaban guarra delante de media España.

Anuncios

Ah, ¿no os suena? Claro, es otra de las tantas cosas que no se han emitido en #Telecinco, pero todos los que vemos el 24 horas hemos visto.

En definitiva, que por mucho que el programa intente ignorarla, Meritxell ha sido una concursante con mayúsculas, que ha tenido todo tipo de tramas, ha sabido llevar numerosas situaciones difíciles y ha sido la más natural, sabiendo argumentar perfectamente en sus discusiones y demostrando su gran madurez mientras muchos la llamaban niñata tan solo por tener 20 años.