Rodri y Bea por fin se han decidido a dar el paso y han pedido formalmente una hora sin cámaras a la organización de Gran Hermano. Los dos entraron en el confe y, acompañados de un cojín que pretendía emular a Clara, se armaron de valor y le pidieron al super lo que los dos habían estado hablando los últimos días.

Como ya vimos, Bea ya había abierto la veda por sí sola, pidiendo la hora sin cámaras por su cuenta. Cuando se lo contó a Rodri, temiendo que le pudiera sentar mal, éste reaccionó muy bien y pareció decepcionado cuando creyó que le estaba haciendo una broma.

Muchos nos creamos expectativas al escucharles hablar de esposas y striptease, y llegamos a pensar que esta pareja (tan contenida hasta el momento) se atrevería a soltarse y dar rienda suelta a sus sentimientos si #Gran Hermano le concedía este esperado momento íntimo.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, la primera hora sin cámaras de la edición no ha sido lo que todos podíamos imaginar. Hasta el momento, en todas las ediciones de Gran Hermano, ninguna pareja había desaprovechado la ocasión para dejarse llevar. Rodri y Bea, en cambio, parece que han pedido una hora sin cámaras simplemente para cenar. Por primera vez en la historia de Gran Hermano en España, la hora sin cámaras no ha tenido sexo.

Ellos mismos se lo han confirmado a sus compañeros y, a menos que estén bromeando al respecto, lo cierto es que han conseguido hacer historia en este programa, para bien o para mal.

Ya son muchos los que critican que no hayan tenido nada en la hora sin cámaras, y les acusan de haberlo hecho sólo para tener más protagonismo y quedarse más tiempo en Gran Hermano. Otros, sin embargo, defienden que hayan pedido la hora sin cámaras simplemente para estar juntos y a solas, para tener un poco de intimidad en una casa en la que esto es casi imposible día a día.

Anuncios

Sea como sea, ellos parecen muy felices con lo que tienen, y nosotros esperamos que siga siendo así. Quizás sólo necesiten un poco más de tiempo para llegar a más en su relación… ¡ya lo veremos!