#Frank Cuesta no lo ha tenido nada fácil en los últimos años. Parece que la fama que consiguió con sus programas “Frank de la jungla” y “Wild Frank” le están trayendo más problemas que cosas buenas.

No solo por las continuas críticas que recibe —incluso provenientes de animalistas, que suelen ser los más duros con él a pesar del bien que hace a los animales—, sino por cuestiones más importantes como el encarcelamiento de su mujer Yuyee debido a supuesta tenencia de drogas.

Y es que los rumores apuntan a que, debido al ruido mediático que estaba haciendo Frank para dar a conocer asuntos de tráfico y maltrato animal, quisieron silenciarle por medio de su mujer.

Anuncios
Anuncios

Él mismo mostró una fotografía de lo que serían los 0,005 gramos por los que se ha condenado a 15 años de prisión a Yuyee, una cantidad del tamaño de un grano de arena, completamente ridícula para imponer una pena tan dura a alguien. Por ello, miles de personas quisieron mostrarle su apoyo con el hashtag #FreeYuyee, y aún hoy en día sigue haciéndose.

La mujer de Frank sigue en prisión, pero no por ello han conseguido detener a Frank en su lucha por ayudar a los animales. Por medio de sus redes sociales, continúa mostrando su labor y sigue incentivando a la gente en esta lucha.

Prueba de ello fue su intento de convocar una gran manifestación antitaurina en España, en la que se pidiera la abolición de la tortura de los toros, y no la prohibición de la “fiesta” al completo. Como él mismo dijo, ir paso a paso es más factible y con ello no se perjudicaría a todas las personas que viven del mundo taurino.

Anuncios

Algo más que razonable, pero por lo que muchos le criticaron, como viene siendo habitual.

Sin embargo, esta vez el asunto no se quedó en críticas y alguien quiso ir más allá para defender sus ideas “animaltalibanes”, como el mismo Frank califica a los animalistas extremistas. Según lo que ha dicho Frank Cuesta en uno de sus vídeo blogs de YouTube, una integrante de #PACMA le envió un e-mail a uno de sus hijos pequeños, advirtiéndole de que su padre podría resultar herido si volvía a España para organizar la manifestación.

Algo que, como es lógico, ha enfadado a Frank y por lo que ya ha cancelado la manifestación, argumentando que no le merece la pena por el bien de sus hijos. Un acto deleznable por parte de esta mujer, que no hace más que manchar la labor de muchos animalistas que realmente luchan por los derechos de los animales con un mínimo de cabeza.