Con las entradas agotadas para sus conciertos de #Barcelona y Madrid, el fenómeno adolescente inicia hoy su recorrido por nuestro país en la ciudad condal dentro de la gira europea Purpose World Tour. Cientos de fans le esperan a las puertas del Palau Sant Jordi desde hace semanas para poder verle lo más cerca posible. Y hay alguno que no se esperaba que fuera a verle tan de cerca.

Esta tarde, #Justin Bieber llegó al recinto en coche sin controlar las avalanchas de fans que le esperaban en las puertas del pabellón. La situación ha sido tan caótica, que uno de sus admiradores se ha acercado todo lo que ha podido al coche para ver de cerca a su ídolo y poder tocarlo, algo que no ha sentado nada bien al cantante canadiense que ha respondido propinándole un fuerte puñetazo en la cara.

Anuncios
Anuncios

El joven, menor de edad, ha quedado unos segundos en estado de shock para momentos más tarde correr junto a su grupo de amigos a presumir de su herida de guerra. Pasados los minutos y las emociones, el chico ha testificado la agresión ante los Mossos d'Esquadra, llegando incluso a plantearse la opción de tomar medidas legales contra su ídolo. Tendremos que esperar a después del concierto para saber si el cantante canadiense ha salido a actuar más relajado.

No es la primera vez que el cantante agrede a algunos de sus seguidores. En varias ocasiones, ha escupido desde el coche o desde una terraza a varios de sus fans a lo largo y ancho del globo. El joven ha declarado muchas veces sentirse harto de sus fans. También ha tenido violentas peleas como en Toronto, donde agredió a un conductor o en Munich, ciudad donde Bieber recibió una violenta agresión.

Anuncios

Además, tampoco es su primera polémica en #España, ya que durante su anterior visita dejó plantado a Dani Mateo en su programa de los 40 Principales y bostezó durante toda la emisión como invitado en El Hormiguero.

Mientras tanto, Bieber ha aprovechado su llegada a Barcelona para visitar a su amigo Neymar, conocer a la plantilla del club azulgrana y entrenar con ellos, además de poder dar unos toques al balón junto a su colega.