Haciendo caso omiso de las críticas que le culpan en gran parte de una edición desastrosa, Jorge Javier Vázquez inasequible al desaliento debe tener claro que su contrato con Telecinco será renovado a su vencimiento el próximo año y por eso con una rotundidad que parece no dejar lugar a dudas asegura no solo que #Gran Hermano 18’ verá la luz sino que él y solo él será su presentador. Ahí queda eso.

Se declara optimista con los datos de audiencia sin importarle mentir afirmando: ‘Tenemos unas audiencias por encima del 20 por ciento’. Por lo visto comparte la opinión de la cadena de que la audiencia no solo es manipulable sino tonta de baba y que no se entera de que 'Gran Hermano 17' cotiza a la baja y cada semana pierde audiencia.

Anuncios
Anuncios

Craso error ya que este año esa audiencia a la que ningunean sin pudor les está dando un buen repaso, por ejemplo, subiendo vídeos a las redes sociales que ellos censuran.

Lo de Jorge Javier no es optimismo es un ego de proporciones faraónicas que le hace decir cosas como estas: ‘A mí no me quitan del formato. Ya se lo dije a Mercedes Milá: 'si vengo no me muevo’. Poco importa la realidad, el show debe continuar y además él asegura que las críticas son tan previsibles que le resbalan. Una nueva mentira ya que nos consta que no es así y que le escuecen mucho más de lo que nunca sería capaz de admitir públicamente.

La mentira de la silla voladora

Y ahora permitidme que aclare ese bulo interesado que ha corrido como la pólvora y que hizo que una lectora me emplazase a escribir sobre tan luctuoso hecho sin censura, a lo que le respondí que escribo siempre lo que veo y ya lo he visto así que allá voy.

Anuncios

Adara puede gustar o no pero hay que reconocerle un aguante frente al acoso y derribo a que está sometida desde la primera semana del reality y una educación que no ha demostrado ninguno de los integrantes de la mugrepandi (las redes sociales así los han bautizado) Ha gritado tanto como los demás, por supuesto, pero ni ha invadido el espacio personal de ninguno de ellos, ni les ha amenazado, ni les ha dedicado ningún joputa, como si se lo llamó a ella varias veces el trampantojo Miguel.

Hubo una discusión entre ella y Miguel en el Club mientras Bea cenaba impertérrita y cuando en un momento dado Miguel le dijo que era tonta, ella le contestó que se estaba pasando dio un palmetazo en la mesa, ni siquiera un puñetazo como se había dicho y al levantarse se cayó la silla.

Ni tiró la silla, ni la hizo volar por los aires en un ataque de agresividad máxima como se ha dicho. Es la realidad, como lo es también que Adara fue al confesionario víctima de un ataque de ansiedad que hizo que el Súper le pidiese a Meri que le preparase una infusión.

Anuncios

Cabe suponer que el servicio médico del reality le proporcionase algo más efectivo además de la infusión pero de eso no sabemos nada.

Lo que sí sabemos es que al día siguiente fueron todos llamados a capítulo y debidamente amonestados por el Súper, lo cual demuestra una vez más el poco interés que tiene la dirección en este ‘Gran Hermano’ en que esto funcione ni que sea mínimamente y no entendemos que no aceleren la final.

¿Quién saldrá mañana?

Tendremos nuevo duelo entre Adara y Alain, ya que probablemente Meri sea de nuevo la primera en regresar a la casa. No se necesita ser clarividente para apostar que será Alain quien abandone la casa de Guadalix ya que desde hace semanas su forma de concursar le hace perfecto candidato para ser el expulsado. La solución mañana. #Televisión