Los animes pueden ser divididos en dos categorías sin importar su clase, primero están los que tienen un final evidente y que capitalizan su éxito cortando la serie por completo, dejando en nosotros un sentimiento de nostalgia y palpitando dentro un sentimiento que grita a toda voz ¡Que continúe! Pero no lo hace.

Y es que de por sí muchas series de anime y la línea japonesa de ejecución dramática siempre ha estado orientada a crear precisamente eso, algo a lo que en occidente pues no estamos tan acostumbrados, porque nuestra cultura se ha acostumbrado a finales completos y que alguien nos deje con la sensación de que debería haber mucho más nos pone los pelos de punta.

Por otra parte, en el mundo del anime hay una especie de panteón, en el que sólo pocas series trascienden los años, y con altos y bajos por motivo de haberse vuelto una especie de leyenda urbana, parecen destinadas a durar para siempre, o al menos mientras alguien quiera invertir en su producción.

Anuncios
Anuncios

Es como si la trama se perpetuara, sin importar el número de películas, mangas, ovas y series que se emitan, simplemente no hay manera de llegar a un final definitivo, ya que la naturaleza que de alguna manera se ha perpetuado de la serie no lo permite para nada. Pues bien, en esta categoría entra Dragon Ball.

Pros y contras

Pese a que de alguna manera las productoras japonesas han estado ya apuntando desde hace rato fuera de #Dragon Ball, lo cierto es que aún hay proyectos, unos revelados y otros no. Esto puede servir para bien y a la vez para mal de la serie.

Recordemos el caso de Saint Seiya, otra serie que comparte este panteón de continuidad casi perpetua con Dragon Ball, y que sin embargo ha sido justamente ésto lo que permitió que la trama se volviera una verdadera sopa, sin sentido y con muchas ramificaciones que no se pueden conectar.

Anuncios

Si bien es genial que Dragon Ball sea de esta categoría, ya que a los fanáticos nos deja siempre esa esperanzadora sensación de que, ¡sí! Hay algo más por descubrir, lo cierto es que no podemos esperar que la continuidad dure para siempre sin dañar la naturaleza de la serie en sí misma.

De esta manera es seguro que el autor en su momento, así como una vez hace más de un siglo lo hizo Sir Arthur Conan Doyle, decida poner fin a la profundidad de Goku como trama, para bien de nuestra ya legendaria serie. ¿Y tú que opinas? ¿Crees que debería alargarse o debería terminar pronto cerrando las tramas?