La gala de anoche de GH17 no estuvo exenta de emociones y sorpresas, a excepción de la salida de Simona, que desde que se supo el trío nominado la pasada semana, era una expulsión más que probable. Un montón de familiares de los concursantes merodeaban mientras tanto por Guadalix, esperando dar el sorpresón a los suyos.

El programa decidió comenzar con Bea y Rodrigo conjuntamente. Ambos tenían a sus respectivas madres y a tres amigas de Bea y tres amigos de Rodrigo; aunque no hubieran dicho quién era colega de quién, la relación estaba más que clara viendo a las tres seminaranjitas. Hubo mucho griterío, excesivo, entre la chonija, su madre y las aprendices de naranjita.

Entre el madrileño y los suyos el encuentro fue mucho más calmado, aunque tuvieron que hacer esfuerzos por entenderse ante los alaridos de Bea y familia.

Anuncios
Anuncios

A Alain le pusieron unos vídeos de sus familiares en Francia y como visita sorpresa acudieron su hermano y un amigo; fue un encuentro bonito, pero nada relevante, excepto la aparición del perrito del francés.

En el turno de Miguel, las afortunadas en verle fueron su madre, su tía y su amiga y defensora en plató. El gallego se quedó sumido en un shock incapacitante (tal vez la falta de peluquín) y apenas podía reaccionar. Mientras tanto, en la sala de expulsiones las tres nominadas esperaban el veredicto con caras de preocupación y escaso diálogo.

La primera en ser liberada y enviada de vuelta al redil fue la catalana. Meritxel volvió a la casa y recibió su sorpresa, su hermana del alma, Laura y otra amiga. Tal vez fue uno de los reencuentros más divertidos, porque Meritxel y su incontinencia verbal desembocaron en sus habituales "te amo con locura" a grito pelado, en bucle repetitivo hasta la eternidad, así que su hermana tuvo que esforzarse en calmar la histeria de la de Cornellá para poder hablar entre los rugidos de la pantera.

Anuncios

La decisión final de la audiencia llegó y Simona fue la expulsada de la noche. Adara y la rumana se despidieron cordialmente y la madrileña volvió a recibir su regalo. Como era de esperar, la mamá de Adara, la tía Pilu y el cuchufleto esperaban a la chica. Todo fueron ánimos, fuerza y mensajes positivos, además de la confesión de amor y fidelidad de Pol a su cuchufleta. Adara además recibió un regalo extra, pues el hombre genéticamente perfecto fue elegido por el público para pasar la noche en la casa.

Las nominaciones fueron realizadas por los propios familiares, así como la disputa de una plaza en el club. Ganó la tía Pilu y decidió echar de su silla a la mamá de Rodri, es decir, al madrileño. Fue el primer gesto inexplicable, ya que estando los familiares de Miguel en el club no se entiende la estrategia.

Los nominados de la noche resultaron ser Adara, Meri y Alain. Lo más desconcertante de la noche, las nominaciones de las familias de Aditxel, que se votaron respectivamente con 3 puntos, los de Meri dieron 3 a Adara y los de Adara 3 a Meri.

Anuncios

Las chicas se quedaron locas y ojipláticas, ya que no entendían nada, pero todo tiene una explicación: si las nuevas amiguísimas salían juntas a la palestra, sus respectivos ejércitos nominarían sí o sí al tercer nominado/a, lo que aumentaría las posibilidades de que ese tercero en discordia fuera el expulsado. ¿Funcionará la estrategia? #Televisión #Telecinco #Gran Hermano