A este decepcionante ‘GH 17’ le quedan pocas semanas y los habitantes de la casa de Guadalix tienen claro que sus guiones andan un tanto mustios por lo que no dudan en pergeñar nuevas estrategias a la búsqueda de protagonizar vídeos y con ello que la audiencia se decante por dejarlos llegar a una final que ya se va perfilando.

Rodri y Bea han protagonizado una hora sin cámaras que una vez más ha demostrado la falsedad de su ‘carpeta’ por lo menos por parte de Rodri al que por lo visto no se le remueven las hormonas cuando no hay una cámara enfocando, vamos que Bea no le pone, así de claro. Cenaron………. al parecer hicieron la digestión y poca cosa más.

Anuncios
Anuncios

Ah, pero la estrategia es la estrategia y esa ha llegado en forma de rapado casi colectivo. Rodri se ha rapado pasando en un plis plas de ‘pijo’ a ‘cani’ así sin anestesia ni nada y como no podía ser menos, Bea la gran imitadora, ha hecho lo propio tratando de estar más en sintonía con su amado, eso sí se ha rapado solo un poquito que tonta no es.

Para los que no veis el 24 horas os diré que Bea critica a Simona con Adara y Meri y luego va a Simona y critica a las que se supone son sus amigas, pero esos vídeos seguramente no los veréis en la gala de este jueves. Sacad vuestras propias conclusiones.

Sin lugar a dudas el gran Maquiavelo de esta edición es Miguel el ‘trampantojo’, como el mismo se definió, que no contento con su cruzada contra su gran ‘enemiga’ Adara, ha olvidado por lo visto todo su montaje en torno a ese peluquín del que decía no poder prescindir y al grito de ‘Soy libre’ no ha dudado en ser el primero en raparse.

Anuncios

Ahora luce unas cejas excesivamente maquilladas y una barba de tres días que le dan una expresión de malvado de película muda.

Y vamos con Simona. Su guión es de los peores y el haber aterrizado en la casa casi en la recta final del #Reality es un fallo más de la organización. La chica ha entrado muy subida y con ganas de revolucionar el cotarro cuando ya está casi todo el pescado vendido. La primera semana triunfó en su empeño de tontear con los chicos y dejar por los suelos a Meri y Adara, pero sus diatribas machistas y su inquina contra las dos concursantes ha hecho recular a los chicos que poco a poco se han ido apartando de ella a excepción de Miguel que hace lo que sea por un poco de protagonismo.

Alain y Rodri le han afeado sus actitudes en varios vídeos que seguramente tampoco veremos, aquí podéis ver uno de ellos, para muestra un botón. Es tal su obsesión sobre todo con Adara, que no para de meter la pata y eso le pasará la factura natural siendo esta semana una de las nominadas y será su salida de la casa mañana jueves.

Tanto Adara como Meri temen ser una de ellas la próxima expulsada pero en las redes Simona ya está sentenciada y no es fácil que se produzca un sorpasso de última hora. La solución mañana. #Televisión #Gran Hermano