Como siempre, la noche de los jueves nos trae numerosas sensaciones, broncas y cosas para estar atentos y no dejar pasar. Esta noche tras la expulsión de la recién llegada a la casa de Guadalix de la Sierra, Simona y tras las temidas nominaciones, llegó una inmensa alegría para una de las concursantes más controvertidas en lo que va de reality. Esta no es otra que Adara, a la cual le han dado la posibilidad de pasar una noche de amor con su amado y querido Pol, con el que ha pasado toda la noche en el apartamento.

Pol le ha dicho en numerosas ocasiones que la quiere mucho, que la está esperando fuera del concurso, que lo está haciendo muy bien y que no tiene nada de lo que preocuparse.

Anuncios
Anuncios

Esto le ha dado un golpe de aire fresco a la madrileña, la cual, ha ido corriendo ha contarle lo sucedido a su querida compañera de aislamiento Mery. Esta le ha preguntado por todos los detalles de la noche, haciendo que esta le cuente todos los detalles con pelos y señales. Adara se mostraba super ilusionada con este hecho, haciendo constar que estaba mucho más tranquila y feliz al saber que su amado la esperaría hasta el final del programa, del cual Adara se presume como posible ganadora, tras desbancar a una de las favoritas por tres llamadas, hecho que ocurrió la semana pasada al imponerse a Clara por una distancia irrisoria.

Pero poco duraría la alegría en la madrileña, puesto que ahí se ha producido una mega bronca, esto ha ocurrido hace escasamente unas horas, en la que como siempre Adara se ha enfrascado en una pelea con los demás concursantes de la casa, entre ellos como siempre Bea, la cual se está mostrando muy critica con sus compañeros en estos momentos finales del concurso.

Anuncios

Como vemos este #Gran Hermano encara sus momentos finales y esto no deja indiferente a nadie, los posicionamientos de cada concursante empiezan a estar claros y los nervios se apoderan de los concursantes y salen a la luz.

Espero que las cosas se calmen pronto y tengamos un final de programa feliz y prospero. #Televisión