Cierto es que ‘GH 17’ volvió a liderar la noche con un 18,9% pero perdió casi dos puntos de cuota de pantalla respecto al jueves pasado y por si a alguno le quedan dudas de que esta es la edición con menos audiencia, esta misma gala de familiares en la edición pasada tuvo una audiencia del 22,7%.

La expulsión estaba clara y Simona tuvo que abandonar la casa abrazada a su novio tan liberal como ella. Lo mejor es que después de sus tonteos con Alain dijo en plató que no le gusta su carácter, que ella necesita que le den marcha y que esa ya se la da su novio. ¿No es maravilloso el argumento?

Meri fue la primera salvada por la audiencia y su alegría no tuvo límites cuando vio regresar a una Adara que será lo que se quiera pero que a pesar de sus diferencias con Simona, no dudó en tranquilizarla cuando esta supo de su expulsión y se mostró apenada por ver lo mal que se lo había tomado.

Anuncios
Anuncios

Os lo había comentado y así pasó, no vimos ni un vídeo de los que Simona generó lanzándose sin razón contra Adara y Meri y siendo reprendida por Alain. Tal vez por eso ha decidido que el francés no le gusta.

Adara tiene corazón y empatía, ayer volvió a demostrarlo. Qué pena que la ‘mugrepandi’ como les han bautizado las redes sociales, hayan ido a degüello a por ella desde el primer día, dándole la vuelta a una tortilla que ellos mismos han propiciado, para hacernos creer que va de víctima.

Bea volvió a sorprender con su falsedad, tal vez producto de su falta de personalidad en la despedida que le hizo a Simona y que podéis ver aquí. Recuerdo que cuando Clara la machacaba respecto a Rodri, Adara estuvo a su lado, trató de comprenderla y ayudarla evitando meter caquita contra el chico-mueble.

Anuncios

O tiene memoria de pez o esa actitud está tan arraigada en ella que le sale de forma natural. Bea es la gran traidora de esta edición. La misma memoria de pez que tiene Rodri cuando negó ayer haber olido los tangas de Meri y haber hecho gestos de asco. Bea y Rodri, tal para cual.

El mal perder de algunos expulsados es épico

Reventados los hemos visto en todas las ediciones pero la actitud de ayer de Clara escupiendo veneno hacia su gran ‘enemiga’ Adara nos dejó claro porque las redes la tenían sentenciada y no querían que llegase a la final. No se puede ir así por la vida.

Ese rencor genera que los seguidores de Adara unan fuerzas para hacerla ganadora y Clara demuestra su falta de inteligencia cada vez que lanza un: ‘Qué se vaya Adara ya’. Llamarle reventada a Candelas cuando ella y Fer son el paradigma de todos los grandes hermanos reventados, tiene bemoles.

El ‘zasca’ de J.J. a Mercedes Milá

Este hombre no aprende y ayer volvió a liarla con una gracieta de esas llenas de ironía y mala baba a las que nos tiene acostumbrados.

Anuncios

Sandra Barneda llegaba a la casa de Guadalix para promocionar su último libro y de paso poner en marcha ese detestable ‘Juego de las bolas’ para entrar en el club, pero también tenía como misión hacer propaganda del nuevo programa literario de Mercedes Mila ‘Convenzeme’.

El caso es que en un momento dado Jorge soltó: Mercedes era una chica que solía presentar #Gran Hermano. Me quiere sonar...’ Twitter ardió en respuestas diciéndole de todo menos bonito por un comentario que no solo no hace gracia sino que puede calificarse de inoportuno.

J.J. dirá como siempre que sus detractores son previsibles, seguirá sin reconocer que el más previsible es él mismo y que a lo mejor es su subconsciente el que sigue ocasionándole soltar unos comentarios totalmente criticables. #Televisión #Reality