A aquellos a los que nos gustan este tipo de programas estamos de enhorabuena. Y es que no vamos a tener tiempo de aburrirnos cuando acabe la edición 17 de #Gran Hermano, ya que poco después podremos contar con el inicio de Gran Hermano VIP y, más tarde, de #Supervivientes.

Gran Hermano VIP 5 abrirá de nuevo sus puertas en enero, tal y como ocurrió la pasada edición. Para, Supervivientes tendremos que esperar un poco más, hasta abril para ser más exactos.

Telecinco es consciente del tirón de los realities y nunca deja pasar mucho tiempo sin que uno de ellos esté en marcha en nuestras pantallas. Por este motivo, después de que conozcamos quién es el ganador de Gran Hermano —o más bien, la ganadora, porque el maletín parece que estará disputado por Adara y Bea—, no tendremos que esperar mucho para poder disfrutar de la vida en la casa de Guadalix.

Anuncios
Anuncios

Eso sí, en esta segunda ocasión, habitada por concursantes VIP.

Aunque para Supervivientes aún no se conoce gran cosa, ya sabemos quienes son los posibles candidatos a entrar en GH VIP 5 e incluso alguno de ellos ya cuenta con contrato, como Toño Sanchís. Algunos de los nombres que se barajan son: Maite Galdeano, de Gran Hermano 16 (que suena con fuerza), Tony Spina (que no era uno de los candidatos principales, pero parece que tiene muchas posibilidades), Oriana Marzoli, Nagore Robles o Aramis Fuster. Como vemos, son personajes que pueden dar mucho juego y con los que no nos faltarán temas sobre los que hablar.

Ya las pasadas ediciones de Gran Hermano VIP fueron muy polémicas y tuvieron el poder de dar la gloria o arrebatársela a los famosos que entraron. Recordemos, por ejemplo, cómo Belén Esteban vio disminuir enormemente el apoyo que hasta el momento le habían ofrecido los espectadores.

Anuncios

O cómo Carlos Lozano, de quien no se había vuelto a saber gran cosa desde Operación Triunfo, consiguió recuperar la fama perdida en España. No es de extrañar, por tanto, que haya muchos candidatos que quieran probar suerte en este concurso, que puede convertirse en un disparadero mediático.