Si hay que hacer un análisis comparativo histórico acerca de la evolución de la televisión en los últimos años varias cosas son de las que uno se daría cuenta, la primera es que, indudablemente el contenido es mucho más variado, pues el paso de la dictadura a la democracia abrió un sinfín de puertas que permitió explorar la imaginación de las personas, y eso desembocó en la realización de un contenido mas diverso. Pero también uno se dará cuenta de que la vulgaridad brillará por su estancia, pues cada vez es mas común ver un contenido vulgar y poco cultural que nada aporta a la sociedad salvo un entretenimiento mediocre, pero que, sin embargo, mueve a miles de personas.

Anuncios
Anuncios

Así pues, en los tiempos actuales, con el contenido tan diverso del que disfrutamos, un programa es el que se ha visto realzado sin lugar a dudas, y ese es #Sálvame, emitido casi todos los días y protagonizado por un presentador y varios tertulianos cuya labor va dirigida única y exclusivamente a la prensa rosa, pues es de ahí donde surge un público mayor.

Como si  del salón de una casa se tratase, dicho programa se desarrolla con el intercambio de diálogos de dichos personajes y la polémica que surge en torno a las personas famosas.

Una de las presentadoras del programa, Paz Padilla, que antaño fue humorista, ha cometido un error que desgraciadamente, y si la memoria no lo evita, va a perseguirle durante toda su vida, pues las palabras que pronunció fueron cuanto menos desafortunadas.

Anuncios

Estaban realizando el programa como cualquier día y de repente la conversación giró en torno a Nigeria, tras una charla normal sobre dicho país Kiko Hernánndez le dijo que la capital de Nigeria era Kabuya y que era el país más poblado del continente, fue entonces cuando Padilla cometió el gran error pronunciando estas palabras.

"Mi muchacha es de Kenia y la verdad es que la quiero mucho, me han sorprendido los negros, son supertrabajadores, honestos y cariñosos, yo nunca había tenido relación con negros, de verdad"

Luego alguien dijo por la espalda que los negros eran buenos y que los blancos también.