Tras meses llenos de expectativas e ilusión, los beliebers madrileños han asistido ayer al concierto de su ídolo, Justin Bieber, en el Barclaycard Center. Sin embargo, la noche no fue como se esperaba.

Desilusión en el Barclaycard Center

Fueron muchas las horas que formaron fila estos fanes, incluso algunos pasaron días esperando poder entrar en recinto, pero su amor Justin no parecía tan emocionado como ellos. Su actitud en el escenario comunicaba que no estaba de humor para dar un concierto. Bailaba sin ganas, tenía mala cara y hablaba con tono monótono, pero esto no fue todo. El cantante canadiense ordenó que se hiciera una breve pausa de veinte minutos en mitad del concierto, sacando su lado más diva.

Anuncios
Anuncios

Además, en muchas de las canciones como “Where Are U Know” dobló y ni siquiera se esforzó en disimular el doblaje que estaba haciendo y ante ésto muchos lo criticaron.

Un grupo de amigas que habían comprado las entradas hace un año, salieron desilusionadas con la actitud de Justin en escena. Han declarado que les parecía increíble que Justin fuera capaz de dar un concierto tan malo con el que dio. Pero no fueron las únicas que quedaron perplejas ante la poca calidad del concierto. Dentro del recinto, la gente comentaba y criticaba al cantante por la actitud que cargaba en escenas. Comentarios como “que mal esto” o “no me lo puedo creer” se escuchaban entre la multitud. Y aunque las más beliebers lo defendían, era patente que no quería estar ahí ayer en la noche.

El Tour del terror

Parece ser que Justin no ha disfrutado su paso por España, su concierto en Barcelona, protagonizado por el escándalo del golpe a uno de sus fanes, tampoco fue lo que se esperaba y aunque en #Madrid llegó a bailar, se notaba su mal humor.

Anuncios

Pero no es la primera vez en el tour que el canadiense se comporta como una diva, o mejor dicho como un niñato. A lo largo de la gira le ha caracterizado su mal humor y los escándalos como cancelar #Conciertos o dejarlos por la mitad. Uno de los más memorables fue cuando en Manchester se bajó del escenario porque se negaba a cantar éxitos de su infancia.

Más que una entrada a un concierto, las belibers de todo el mundo se compraron un billete de lotería puesto que no se sabe en qué momento la diva se pone de mal humor y saca su lado más egoísta, como lo hizo aquí en España.