Lo decían esta tarde en Catalunya Ràdio, que hay un 18 % de aumento en inscritos a clases de Filosofía en Cataluña. Y no es de ahora, la cosa lleva así desde que se estrenó la serie ‘Merlí’ en TV3.

El año pasado, cuando sólo era una serie que mis paisanos disfrutaban, y sin saber todavía si se vería más allá de Cataluña y Latinoamérica (que adquirió la serie para emitirla en español latino antes de acabar la emisión de la primera temporada), ya informábamos en este diario de que ‘Merlí’ estimuló el interés por la Filosofía. La Generalitat se dio cuenta y blindó la materia, considerándola de obligatorio su estudio, cuando en cambio ha sido relegada en la nueva enseñanza para el Estado.

Anuncios
Anuncios

La serie protagonizada por Francesc Orella está haciendo, aunque de manera aparentemente más ligera, lo que hace años hizo ‘Apostrophes’, un genial programa literario de la TV francesa, del canal público Antenne 2, que Bernard Pivot presentó durante muchos años, con un gran éxito y una enorme influencia en sus espectadores, que después de cada emisión, se lanzaban casi siempre a comprar los #Libros del escritor de turno que en él era entrevistado.

Se emitió durante 15 años, desde 1975 a 1990, con más de 700 emisiones. Aunque ya hace un cuarto de siglo que acabó, su recuerdo continúa, ya que no hay programas parecidos en la programación, quizá en la francesa, pero en nuestro país, ningún programa hay, salvo algunos de Televisió de Catalunya. Recientemente se homenajeó y se entrevistó a Bernard Pivot, que reconoce que la época actual y los actuales espectadores no recibirían el programa igual, que quizá no vendería el mismo número de libros ni captaría el interés como entonces.

Anuncios

Después de ‘Apostrophes’, Pivot produjo otros programas de contenido similar, pero tratando de adaptarse a los nuevos tiempos.

Según los expertos, ‘Apostrophes’ tuvo la suerte de no sufrir ningún tipo de censura ni tampoco de estar manejado por intereses comerciales de ninguna parte, lo que daba una enorme credibilidad a Pivot entre sus espectadores.

Por él pasaron todo tipo de grandes escritores, franceses y extranjeros, conocidos y desconocidos, desde Marguerite Duras a Jorge Luis Borges. Alguna vez, algún autor resultó perjudicado por salir en ‘Apostrophes’, dejándose de vender su libro, o cuando una vez el presentador discutió a gritos con Régis Debray, u otra con el mismísimo Charles Bukowsky, que apareció en el mismo completamente borracho, siendo difícil para el presentador y sus otros invitados guardar la compostura ante el polémico escritor.

‘Merlí’ trata de hacer lo mismo, ir a su aire sin censuras ni depender de nadie, aunque haya habido ciertas quejas, desproporcionadas, por algunos personajes de la nueva temporada, ya comentados aquí. Le ayudan unos excelentes guiones, un reparto adecuado y unos personajes carismáticos, no sólo los habituales, sino los nuevos de la segunda temporada. #Televisión