Este martes y tras siete entregas Telecinco da carpetazo a ‘GH 17: Límite 48 horas y será sustituido por una serie de ficción. Mientras tanto asistimos ayer al ‘Debate’ que sigue sin llegar al 14% de share ya que a pesar de las numerosas broncas y de unas carpetas amorosas que huelen a naftalina, no logra seducir a una audiencia que opta por ver ‘OT: Reencuentro’ o una buena película.

Ayer noche ‘El Debate’ fue más de lo mismo: entrevista a Fernando el último expulsado que ya demostró su mal perder cuando en la gala de jueves soltó lo de ‘La gente no me quiere pero me importa una mierda’, con la misma finura y educación que demostró durante su permanencia en ‘GH 17’.

Anuncios
Anuncios

Las peleas han bajado de nivel así que no hay nada nuevo bajo el sol más que un beso entre Bea y Rodri con el que pretendieron llenar el resto del ‘Debate’. Un simple beso ponderado como si fuese la octava maravilla del mundo. En ninguna edición de #Gran Hermano habíamos vivido ni tal sequia de acontecimientos, ni nada tan ridículo. 

Meri más decidida que nunca a crear su propia carpeta hizo un amago de declaración amorosa a Alain,  pero el objeto de sus desvelos con mucha inteligencia hizo como que no entendía, tiró balones fuera y la dejó con un palmo de narices. Alain es el tapado de esta edición, educado, discreto y con muchas posibilidades de llegar por lo menos a la final.

Miguel a quién el zasca de J.J. Vázquez en la pasada gala dejó sin palabras, ha seguido rumiando y dice el mozo que le han venido a ver sus fantasmas y que él no es ese que juega con la gente ¿Cómo? Deberán recordarle lo que dijo en su vídeo de presentación: ‘Lo que más me pone es un hetero que tenga pareja. Me gusta retorcer las parejas y llevarlas al límite’.

Anuncios

Justo lo que ha hecho con Pol y Adara.

Quiere ser el gran sufridor de la casa pero se ha dado cuenta de que le hemos visto el plumero y el peluquín y que sus artimañas ya no cuelan, por eso volvió a amenazar con querer irse. Pues señores, denle la maleta y a su casa que ya es la segunda vez que lanza el órdago y ya está bien de majaderías. No se debería consentir a nadie afirmar que se va sin que hubiese consecuencias.

En fin, que la vida sigue igual y ya no hay forma de que este ‘GH 17’ pueda encandilar a la audiencia a base de peleas estúpidas, gritos, pruebas aburridas y enredos amorosos sin sustancia y con la sombra del montaje de conveniencia planeando sobre ellos. Es evidente que Telecinco lo está dejando morir lentamente. ¿Estamos ante el final de un reality que ya ha dado de sí todo lo que podía dar?

 

 

 

   #Televisión