El peculiar personaje que saltó a la fama gracias a realities como Hotel Glam o Aventura en África, allá por los inicios de los 2000, ha vuelto a la #Televisión y ni más ni menos que de la mano de Carlos Sobera y su programa revelación, First Dates.

El empresario y disc jockey reapareció en el prime time de Cuatro el pasado sábado 22 de octubre, durante una de sus entregas de Menú Especial, y dispuesto a encontrar el #Amor. La pareja que se le ofreció desde producción fue una joven modelo de 30 años y de origen ucraniano, llamada Alona.

La cita se desarrolló con normalidad, aunque Pocholo demostró que no ha perdido su excentricidad en los años que se ha mantenido alejado de los focos, y regaló a la chica un picardías blanco traído de Ibiza.

Anuncios
Anuncios

De la misma forma, llevó a la cena un juego de mesa creado por él mismo y basado en el programa de televisión. Según él explicó, lo había ideado “para esa cita y para toda España”, y no dudó en realizar una demostración in situ de su funcionamiento. Por su parte, Alona no se dejó intimidar por la espontaneidad de su acompañante, y le confesó que sus padres habían trabajado con documentos secretos de la Unión Soviética antes de que esta quedase extinta.

Ambos declararon sentirse felices por cómo había resultado la velada, incluso la modelo dijo que Pocholo y ella “se parecían mucho”. La pareja puso punto y final a su paso por First Dates con la intención de seguir conociéndose.

En el caso del madrileño, esta no sería su primera relación sentimental a lo largo de sus 54 años, ya que entre los años 1992 y 1994 estuvo casado con la periodista Sonsoles Suárez.

Anuncios

Tampoco es su primera experiencia en un programa de éxito más allá de los #Reality shows de los que formó parte: hizo apariciones en Crónicas Marcianas o Planeta Finito, entre otros.

La participación de uno de los personajes más VIP que ha pasado por el restaurante de First Dates, causó furor en redes sociales. Para muchos, esto solo ha sido una táctica utilizada por Pocholo para llamar la atención del público, tras de la dramática pérdida de popularidad que ha sufrido en los últimos años. Otros, confían en que el que fue uno de los fiesteros más conocidos de España, por fin haya decidido sentar la cabeza.