Después de una relación de once años y con tan solo un cuarto de siglo a sus espaldas, Xavi ha concluido su primera semana de grabaciones como tronista de Mujeres y Hombres y Viceversa sorprendiendo gratamente a la dirección del programa. Su éxito, aseguran desde dentro de #MYHYV, ser un espectador, comportarse como tal, y querer de verdad tener suerte en el amor tras once años anclado a la misma persona... sin que finalmente saliera bien.

Su personalidad, y él lo ha dejado muy claro, es completamente antagónica a la de Suso, un tronista que llegó para elevar la audiencia y que parece estar bajándola por sus polémicas, su falta de interés en conocer a las chicas y su complicada forma de ser.

Anuncios
Anuncios

En el lado opuesto, Xavi se define como una persona 'normal', como cualquier de la calle, que ha estado viendo el programa y que, convencido de que puede encontrar el amor, decide llamar y probar suerte, saliéndole a él todo de cara en el momento en el que fue llamado para el trono de verano primero y ahora para el convencional.

Si algo ha querido dejar claro Xavi, y en eso se parece a Manu, con quien ya le están comparando, además de ser de un pueblo cercano a Barcelona en ambos casos, es que no está allí para buscar la fama. Ni mucho menos. No quiere saber nada del papel cuché ni de ser el centro de los focos. Sólo el de los focos de la chica con la que se marche del dating show de Telecinco para intentar formar una familia el día de mañana.

En relación a su trono, después de desmarcarse del trono que está llevando Suso, afirma que este va a ser un trono "real y tranquilo", tal y como es él, y en el que no le temblará el pulso para ir echando a todas las pretendientas que él vea están en sus sillas únicamente para ganar dinero y salir en la pequeña pantalla.

Anuncios

Muy sincero y con una personalidad, a veces complicada, Xavi parece haber caído de pie en su inicio como tronista del programa de Mediaset. A partir de ahora empieza lo más complicado, cumplir las expectativas de la audiencia de MYHYV.