La pareja más estable dentro de la casa es también la más inestable. Sin ninguna duda, Pol y Adara están siendo, con permiso de Bárbara y algún otro 'outsider' como Miguel, los auténticos protagonistas de la presente edición. Su relación imposible, las broncas de estos, y los tira y afloja en su relación están copando la actualidad de #Gran Hermano 17 hasta el punto de acaparar casi toda la atención.

A estas alturas, ya son pocos, muy pocos, e incluimos a las familias de ambos, los que no piensan que se trata de una relación completamente tóxica para ambos. Por un lado Adara es víctima de unos celos enfermizos que sólo un profesional es capaz de poner remedio.

Anuncios
Anuncios

Por otro, Pol no puede ser feliz al ver que cualquier mínimo gesto con una compañera -o con Miguel- desemboque en una terrible bronca. La enésima.

Así ha sucedido en las últimas horas haciendo saltar por los aires la confianza de uno y otro cuando el luchador genéticamente perfecto ha decidido tomarse un respiro de la azafata hablando con una de sus compañeras, en este caso Meri, con quien se ha despejado tranquilamente y en un ambiente cordial.

Algo que ha conseguido remover por dentro las entrañas de Adara, que una vez más, ha interpretado esta charla como un coqueteo de ¿su chico? con otra chica, consumiendo por dentro a la azafata. Por si esto fuera poco, Bárbara, que pasaba por allí, no ha tardado en ir a contar a Adara que Pol había colocado en alguna ocasión su mano en la pierna de Meri, y que este le ha tocado la pierna a conciencia.

Las consecuencias ya se las pueden imaginar.

Anuncios

Pérdida de papeles por parte de Adara, gritos, bronca y Pol completamente contrariado por lo que está sucediendo con la chica que le gusta... pero a la que no puede seguir aguantando sus desaires por culpa de las 'paranoias' que esta imagina cada vez que habla con otra.

La relación de ambos parece pues, herida de muerte, siendo el encierro la única razón por la que siguen juntos. Pol no aguantará ni una de estas fuera... y habrá que ver si dentro sí, o si pone punto y final con ella por la vía rápida.