Los Premios Ondas, que concede anualmente la Cadena Ser a través de su cadena decana #Radio Barcelona, celebran su 62 edición, en esta ocasión, en el Auditori Fòrum del Centre de Convencions Internacional de Barcelona (CCIB). Al evento más multitudinario del mundo de la Comunicación han asistido grandes profesionales con una larga trayectoria en los medios y precisamente este año ha batido récords de candidaturas: 350 de 20 países diferentes.

Anuncios

Se trata de unos premios que gozan de gran prestigio y reconocimiento ya que se galardona la calidad y la popularidad de las producciones así como los recorridos profesionales. También se tiene en cuenta el talento y la innovación de los contenidos de las diferentes plataformas comunicativas.

La Gala ha sido presentada, en esta ocasión, por Pepa Buena y Jaime Cantizano y ambos han sido los responsables de repartir los 23 galardones a los profesionales  de la radio, el cine, la #Televisión y la música.

Ha habido varios momentos de lo más emotivos. Uno de ellos ha sido el discurso de Ana Blanco, galardonada como mejor presentadora de televisión, quien ha indicado lo sumamente importante que es el trabajo en equipo.

Javier del Pino, por su parte, director del programa A vivir que son dos días, Ondas al mejor programa de radio, ha presentado a dos de sus integrantes: el más mayor, el que hace periodismo de papel y boli, y al más joven, quien ha remarcado la precariedad que sufre el sector.

El periodista Carlos Alsina ha recibido el Ondas al mejor presentador de radio. Orgulloso de sus 10 años en antena, ha explicado que es muy difícil mantener la estabilidad en este oficio.

Además, no ha faltado buena música en un acontecimiento tan especial como éste. Fito Cabrales, de Fito y Fitipaldis, Amaral y Raphael, quien ha puesto punto y final a los premios, han amenizado la gala con sus actuaciones.

El sector publicitario también ha sido homenajeado en estos premios y, como no, no ha faltado el humor de José Mota, uno de los cómicos más consolidados hasta el momento.

Una vez terminada la entrega de premios, los asistentes a la Gala de los Ondas han continuado la fiesta y la celebración hasta altas horas de la madrugada. La discoteca Opium, frente al mar de la ciudad condal, ha sido el lugar elegido para el After Ondas 2015. #Crónica Barcelona