Ha hecho de todo: cine, teatro, radio, series de #Televisión y programas informativos con perfil irónico, nada escapa a su talento. ¿Nada? Actualmente podemos encontrar a Dani Mateo colaborando en El Intermedio, ese polémico espacio en el que nada que ataña al panorama político queda sin escudriñar, bajo a atenta mirada de El Gran Wyoming y el equipo con el que comenta las noticias del día. Dani cuenta con su sección, en la que matiza y profundiza en aquello que ha sido apuntado por Wyoming, comentarista irónico de por sí, a los titulares que Sandra Sabatés va desgranando. 

La sección de Dani se agradece, y mucho, porque da paso, con un sentido del #Humor envidiable, a los vídeos de archivo que desmontan las versiones de los implicados en las noticias y porque, allí donde tiene ocasión, no desaprovecha la oportunidad que las circunstancias le otorgan para hacer burla de sí mismo y recordar, una y otra vez, el fracaso que le supuso hacerse cargo de El Intermedio International Edition, una versión extendida y ampliada, con colaboradores nativos de las zonas de las que se comentaban las noticias surgidas alrededor del mundo.

Anuncios
Anuncios

Se emitió los fines de semana, también en La Sexta, y superó, por poco tiempo, el mes en antena. En concreto, dio comienzo el 16 de febrero y se mantuvo hasta el 24 de marzo del 2013, un récord de baja audiencia del que Dani se ríe incluso en los momentos en que recuerda que ni siquiera fue tan malo como para ganar el premio al peor programa de aquel año.

Pero siempre supo mantener la sonrisa y nos hace reír a los demás en cada una de sus apariciones en la pequeña pantalla. Incluso subiendo una ceja es capaz de expresar mucho más que cualquier otro con una parrafada en la que el mensaje no acabe de quedar claro. Su ironía es ácida, muy ácida, y sus dardos, la mayoría de las veces, están envenenados. Es un comediante nato, con un talento excepcional que ya quedó demostrado cuando intervino en Sé lo que hicisteis y que pone a prueba en sus fantásticos monólogos, llenos de la misma mordacidad de la que hace gala en El Intermedio, cosa que no deja de ser de aplaudir porque el humor es una de las formas de entretenimiento más sanas e inteligentes y saber desarrollarlo y no bajar el nivel el ningún momento es propio de los profesionales superdotados