Cuando llego, algo pasadas las seis y media de la tarde, al Muelle de la Sal, el sol de Sevilla es suficiente para que las poco más de 500 personas que allí nos encontramos (de momento) disfrutemos de ir en manga corta. La gente está sentada a los lados del muelle, algunos arriba incluso, en Paseo Colón. Yo me dirijo lo más cerca que puedo al escenario por el lado izquierdo. Muchos medios revolotean cerca de mí y de repente veo cámaras correr. Las sigo. Teresa Romero se da un pequeño baño de masas antes de dirigirse a su silla frente al escenario. "Guapa"; "ole, ole y ole" y sobre todo "que arte miarma" le gritan una y otra vez desde todas partes.

Anuncios
Anuncios

Fotos, muchas fotos. Algún selfie. Después veo a más compañeros correr y con aún más ímpetu al ver como un coche atraviesa el cordón de seguridad por detrás del escenario. Para cuando Iñigo se baja ya tiene como ocho alcachofas de reportero en la boca. No dice gran cosa aparte de reiterar que su único error fue "comunicar sólo oralmente" que no quería ser profesor al año próximo y que si la Universidad ha tomado esa decisión, pues que "sus motivos habrán tenido". A nadie le da tiempo a preguntar nada porque los organizadores se lo llevan. Aparte de los "ole" y los "que arte" de rigor en tierra hispalense alguien grita, totalmente emocionado: "No nos abandones". A todos se nos ponen los pelos de punta al girarnos a mirar como un amigo se lleva a un hombre que nos mira con cara de "yo ya no puedo más".

Anuncios

El primero en hablar es Juan Moreno, quien sobre las siete y diez comienza su mitin pero es interrumpido por la multitud que corean a toda voz "A por ellos, oe". Se presenta diciendo que es un abogado "que se ha dedicado toda la vida a luchar contra los bancos" y que ahora se dedica a los desahucios. Sendas ovaciones son las más mayúsculas en lo que llevamos de tarde. A los pies del escenario veo el primer señor mayor que, preso de la emoción, llora. Promete que los responsables de esta situación "lo van a pagar con cárcel".

Después es el turno de Begoña Gutiérrez, quien empieza haciendo un repaso de lo que les ha llevado hasta allí. Nombra a sus hijos y dice hacer todo esto por ellos, para que tengan una Andalucía digna en la que vivir y no tengan que emigrar. Después balance de la última legislatura del PSOE, dos de sus veintiocho compromisos electorales se han cumplido, el resto no.

Ahora sube Iñigo quien dice que están dando una lección de humildad al resto de partidos.

Anuncios

El mitin parece más una arenga, con frases como "Vamos andaluces que os está mirando toda España", ante lo cual la gente comienza a gritar TIC-TAC. Recuerda que hace un año no les grababan tanto, habla de "traidores a su país" y dice que la solución no es que pidan a su secretario general "que se remangue la camisa" ya que lo que ha faltado es "más servilismo a su país y menos a Merkel". Habla de un futuro pacto con cualquiera dispuesto y llama a "reventar las urnas" el día 22 de Marzo.

Por último Teresa Rodríguez, quien empieza hablando de becas y de estudiantes que han tenido que emigrar. En concreto recuerda el caso de Juan Carlos, en Londres, un estudiante con el que hablaron. Dice que no hay derroche en propuestas para el pueblo y que el derroche es "derrochar las manos y el talento de nuestra gente".

La gente se arremolina cuando concluyen para intentar conseguir otra foto. "Que arte, maemía, que arte" no deja de decir emocionadísimo un señor detrás de mí. #Podemos #Elecciones #Política Sevilla