Anuncios
Anuncios

Esta es una tendencia que llega de EE.UU., y que está pensada para que las comidas de fiambrera sean saludables, empezando por el recipiente, de #vidrio. Y siguiendo por el contenido, la ensalada.

Para empezar, el primer paso es conseguir un bote de cristal alto con una buena tapa, o bien de rosca o de cierre hermético. Para continuar, hay que tener muy claro cómo se colocan cada uno de los ingredientes que componen una ensalada. "La salsa abajo del todo", escribe Bérengère Abraham en el libro Tu ensalada para llevar en un tarro, publicado en Libros Cúpula.

Una vez se ha metido la salsa, después van los ingredientes más pesados.

Anuncios

La idea es que cuando se llegue a lo más alto, donde está la tapa, haya la lechuga. "Debe irlos colocando de forma que queden lo más pegados posible a las paredes del frasco de vidrio, sin apretarlos demasiado", continúa explicando Abraham.

Más trucos

Otro truco para que las ensaladas preparadas la noche anterior se encuentren en buen estado al día siguiente a la hora de comerlas es que las frutas y las hortalizas estén bien secas. "Si no, el pote tendrá mucho líquido".

Sobre la importancia de comer ensaladas de hoja verde ha escrito Núria Roura, coach de salud y #Nutrición, formada en el Institute for Integrative Nutritition de Nueva York. "Los alimentos de hoja verde son los que contienen un mayor número de minerales. De hecho, en las hojas verdes están todos los minerales esenciales, vitaminas y aminoácidos. Y este hecho explicaría por qué algunas personas veganas y crudiveganas tienen una salud excepcional, sin sufrir deficiencia de minerales, proteínas ni vitaminas ".

Las verduras de hoja verde tienen la coenzima Q10 (también conocida como ubiquinona), "una molécula indispensable para sintetizar la energía del cuerpo, desarrollar la musculatura, evitar el envejecimiento prematuro, mejorar la fatiga muscular y, entre otros, mantener a raya el colesterol ".

Anuncios

También asegura que aportan un aporte suficiente de antioxidantes.

A la hora de entender el color verde característico de las lechugas, David Wolfe lo ha relacionado con el contenido de clorofila, y por tanto "es el color relacionado con la desintoxicación", continúa Nuria Roura. "De todos los alimentos naturales que existen, las verduras de hoja verde, y especialmente las que son más oscuras o las de sabor amargo, son las que más ayudan a desintoxicar el cuerpo", escribe Roura en el libro Detox sen. Para estar sanos por dentro y bellos por fuera (Urano).

Sea como sea el caso es que las plantas utilizan la clorofila para convertir la luz solar en energía. "Son el único elemento vivo del planeta capaz de transformar la luz solar en un alimento apto para ser consumido". Por tanto, "podemos afirmar que la energía de los alimentos proviene del Sol y las hojas verdes son esenciales para la supervivencia de todos los seres vivos del planeta".

¡Esta es una buena noticia! Si queréis leer más noticias que os alegren el día, ahora podéis suscribiros gratuitamente al canal de Noticias positivas de Blasting News.

Anuncios

#Noticias positivas