Anuncios
Anuncios
2

En la actualidad, estamos sujetos a horarios cada vez más estrictos. La inmediatez de nuestras comunicaciones como el Internet y las redes sociales han revolucionado nuestras vidas, trabajos y manera en la que nos relacionamos. Esto hace que se nos exija más. ¡Todo es para ayer!

Y esto ha provocado que ahora tengamos problemas físicos y emocionales que afecten nuestro ánimo y bienestar general. Sentimos más que nunca la necesidad de comer mejor, relajarte, tomar vacaciones, abandonar todo y desaparecer un tiempo

La vida moderna nos enferma

Sin embargo, lo que hacemos es aumentar nuestro estrés por comer mal, dormir poco, cargas de trabajo extenuantes, inseguridad laboral, horarios poco flexibles y tener un cargo de conciencia por no darle a la familia y a los amigos el tiempo que se merecen.

Anuncios

Todo esto nos está enfermando.

Estudios de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) han demostrado que el 75% de los trabajadores padecen estrés. ¿Resultado? Insomnio, depresión, ansiedad, obesidad, diabetes, colítis y otras muchas más enfermedades relacionadas con la forma en que vivimos.

El chocolate que podría curar

Mucho hemos escuchado que el cacao (del Nahuatl cacahuatl) es un alimento muy nutritivo porque contiene magnesio (previene la osteoporosis), vitamina B1 (mejora el sistema nervioso), ácido fólico (ayuda a producir el ADN), fósforo (formación de huesos), potasio (controla el reparto del agua en nuestro cuerpo), fenitilamina (mejora el humor), polifenoles (previene la arteriosclerosis), fitoesteroles (reduce colesterol malo) y muchos otros elementos beneficiosos para nuestro cuerpo.

Anuncios

No por nada, las antiguas civilizaciones de México lo veneraban llamándolo "la comida de los dioses" y era tan valioso que sus granos se usaban como moneda.

Una barra que podría aliviar y curar

En este 2017 estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México, le han devuelto al cacao su brillo divino, dándose a la tarea de crear un chocolate bajo en grasas, sin azúcar, adicionado con triptófano y lisina, aminoácidos que sintetizan el neurotransmisor que regula nuestros ciclos de sueño y estados de ánimo para crear Vadingo: el chocolate mexicano para combatir la depresión, la ansiedad y el insomnio

¿Cómo funciona?

Aparte de todos los beneficios que el cacao trae consigo por sí mismo, los aminoácidos que se le han adicionado a Vadingo y que no produce naturalmente el ser humano, hacen que los síntomas de la depresión, la ansiedad y el insomnio bajen, se controlan y hasta se alivian.

"Vadingo sintetiza la seratonina que regula el sueño y el estado de ánimo, convirtiéndolo en un chocolate mágico", asegura Abigail Berenice Ávila Herrera una de las creadoras de Vandingo.

Anuncios

Adilena González Silva, otra de las creadoras de Vandingo indica que "Vandingo puede permanecer en tu alacena hasta 8 meses sin problema alguno, ya que a pesar de no contener conservadores, la lecitina de soya que contiene actúa como tal".

"El cuerpo humano, para funcionar correctamente, necesita 500 miligramos de aminoácidos, que por lo regular los podemos encontrar en alimentos como semillas como los frijoles, ajonjolí, lentejas, garbanzos o en espinacas, huevos, champiñones, papas o plátanos. Pero reunir todos estos aminoácidos diariamente resulta muy complicado por lo que Vandingo es la solución a este problema de alimentación", afirma Karla Daniela Lozano Cervantes, coinventora de Vadigo

"Vadingo se encuentra en el proceso de validación de los consumidores y pronto estará a la venta", informo José de Jesús Rosas Cruz, estudiante del IPN y creador del chocolate. El poder de nuestra equilibrada alimentación pronto puede estar en la palma de nuestras manos en forma de una barra deliciosa con sabor a chocolate amargo, sin azúcar, nutritivo, al alcance del bolsillo, apto para cualquier edad, y padecimiento... Sí, la vida moderna nos trae muchas cosas malas, pero también muy buenas, así que, mientras llega Vadingo, podemos disfrutar de los demás beneficios del cacao. Así que a comer chocolate, pero con moderación. ¡Provecho! #Obesidad #Enfermedades