1. Necesitas conocerte

Es lo más importante y por dónde debes comenzar a trabajar. Con frecuencia se culpa a la situación o a los demás, y se intenta combatir únicamente lo que sucede fuera. Sin embargo, cuando la #ansiedad se presenta en nuestras vidas es porque tiene algo que enseñarnos sobre nosotros mismos.

Para conocerse hay que replantearse la vida. Hay que preguntarse qué se espera de ella o de uno mismo, qué se quiere alcanzar o qué propósito se cree tener. Se trata de detenerse un momento a reflexionar sobre todas aquellas cuestiones que por ser tan básicas y elementales las consideramos como fijas e indiscutibles.

Anuncios
Anuncios

Se trata de desconectar el piloto automático y tomar consciencia de la manera en qué estamos viviendo nuestra vida.

2. Necesitas recuperar tu autoestima

La autoestima es la base del crecimiento personal. Sólo cuando tenemos una autoestima sana, que no se cimente en la soberbia o en el orgullo, sino en el reconocimiento sincero de la propia valía y en la aceptación de nuestro yo más íntimo, estaremos en disposición de alcanzar cualquier objetivo.

Y a la inversa, cuando algo falla en nuestras vidas – ya sea en el terreno laboral, en el afectivo o en cualquier otro – es el momento de preguntarse por nuestra autoestima.

Cuando se habla de la autoestima, es muy importante darse cuenta de que no se trata de mendigar de los demás el amor que no somos capaces de darnos nosotros mismos; así solo conseguiremos relaciones débiles, superficiales y basadas en la conveniencia.

Anuncios

Esa nunca será la solución. Si de verdad quieres conseguir aceptación y amor, no lo pidas a los demás, pídetelo a ti mismo.

Para saber más acerca de la autoestima, no te pierdas este artículo.

3. Necesitas comprensión

Es vital para que puedas hablar abiertamente de tus miedos y emociones o de la forma en qué vives tu realidad. Sin embargo, es normal que quienes padecen ansiedad a menudo callen lo que sienten o piensan por temor a ser incomprendidos, criticados o considerados locos.

Para ello, es importante que ante todo aceptes lo que te está sucediendo, así como tus peculiaridades. En ningún momento debes considerar la ansiedad (o sus síntomas) como una enfermedad o como algo que te causa vergüenza. No sólo porque actualmente más del 40% de la población se encuentre o se halla encontrado alguna vez en su situación, sino porque cada vez son más los estudios que revelan la ansiedad como una reacción inevitable ante la filosofía de vida que impera en la actualidad.

También es importante que sepas elegir bien a tus amistades.

Anuncios

Y en este sentido, no son recomendables las personas que te atosiguen con preguntas, o aquellas que te compelan a decidir ya y ahora; simplemente necesitas ser escuchado con la mayor naturalidad del mundo.

4. Necesitas espacio

Aunque las personas con ansiedad necesitan ser comprendidas, también necesitan un espacio personal enorme. Una de las cosas más desaconsejables es que otra persona trate de limitar dicho espacio o quiera invadirlo.

Así, debes tener toda la libertad del mundo para poder actuar como lo sientas: si quieres llorar, gritar o salir corriendo, nadie debe prohibírtelo. Necesitas libertad para perderse, ya que sólo así podrás encontrarte.

5. Necesitas tranquilidad

La ansiedad suele conllevar nerviosismo, inquietud y agitación mental. Es por ello que se hace de vital importancia el darse un respiro y tratar de hacer un paréntesis en la rutina diaria. Una opción muy aconsejable, y que cada vez está teniendo más auge, es hacer un retiro espiritual. No sólo te llenará de energía y te pondrá los contadores a cero, sino que también te introducirá en el increíble mundo de la meditación.

(La segunda parte de este artículo se puede leer aquí).