El cigarrillo electrónico es un inhalador que simula la ingesta de #tabaco. Fue creado en China en el año 2004, y funciona a través de una batería eléctrica que convierte en vapor una solución líquida que contiene dentro de una cápsula. Dicha solución puede almacenar nicotina y aromas varios. Como todo elemento controvertido, el cigarrillo electrónico tiene sus defensores y detractores. Los defensores resaltan sus cualidades menos perniciosas para la salud frente al tabaco tradicional, mientras sus detractores opinan que este cigarrillo no es más que una etapa previa para dar el salto al tabaco.

Rob McConnell y su equipo de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles, California, Estados Unidos, ya han comenzado a asociar el cigarrillo electrónico con una tos persistente, bronquitis y congestión o mucosidad excesiva.

Anuncios
Anuncios

“Se sabe que los cigarrillos electrónicos liberan sustancias tóxicas en los pulmones, incluyendo metales oxidantes, vapor de glicerol, compuestos aromatizantes de dicetona y nicotina”, dice el Dr. McConnell.

Dichas asociaciones no debemos tomarlas en broma ni a la ligera, pues además están refrendadas por un posterior estudio con 2.086 adolescentes participantes. Las estadísticas hablan por sí solas, y son más que concluyentes; el riesgo de problemas respiratorios fue un 85% mayor entre los usuarios que habian usado el cigarrillo electrónico más de 30 días antes del estudio, y el doble de tal porcentaje entre los que lo usaron dentro de este período de 30 días, en adelante.

El cigarrillo electrónico, dependiendo de sus características, soporta de 40 a 400 caladas. Sus cartuchos son recambiables, y sus principales sustancias son propilenglicol, glicerina vegetal, nicotina y sabores y aromas.

Anuncios

A pesar de la creencia de que son una buena opción para dejar de fumar, las pruebas demuestran que los fumadores de tabaco acaban fumando ambos, manteniendo así la adicción.

Estudios han demostrado además, que el cigarrillo electrónico provoca asma en los niños que lo inhalan e irritación en los ojos y garganta. Desde el año 2010, su uso ha incrementado exponencialmente y debemos llevar cuidado, y al menos estar bien informados sobre la realidad de este producto antes de tomar decisiones contraproducentes. #Enfermedades #Salud