Todos sabemos que el #calcio (Ca) es muy importante, pero puede que no le demos la importancia que merece. Hoy vamos a conocer más sobre este mineral, que es el más abundante en nuestro cuerpo.

El calcio corporal está distribuido de la siguiente manera. El 99% se encuentra en el esqueleto y dientes y el 1% restante en tejidos blandos y fluidos corporales. La funciones del calcio son la mineralización de huesos y dientes y la regulación de las funciones celulares. Por ejemplo, el calcio es imprescindible para que la contracción muscular se lleve a cabo correctamente.

Un desequilibro en las concentraciones de calcio puede producir alteraciones patológicas, enfermedades musculoesqueléticas, neurológicas, neurodegenerativas...

Anuncios
Anuncios

Diversos estudios exponen la relación entre la ingesta de calcio en la dieta y la osteoporosis, el cáncer, enfermedades cardiovasculares y la obesidad.

Osteoporosis

La osteoporosis produce debilidad ósea y aumento del riesgo de fractura. Esta enfermedad se acentúa con la llegada de la menopausia en mujeres. Proporcionar al organismo el calcio necesario puede ayudar a combatir la osteoporosis. La suplementación con calcio en personas que no ingieren suficiente parece disminuir el riesgo de fracturas.

Cáncer

Un bajo consumo de calcio está relacionado en estudios con un aumento de sufrir cáncer colorectal. Una ingesta inferior a 400 mg/día se asocia con mayor riesgo de sufrir este tipo de neoplasia, y un consumo elevado de calcio reduce la formación de pólipos adenomatosos.

Enfermedades cardiovasculares

Existe relación inversa entre el consumo de calcio y el riesgo de sufrir enfermedades cardio vasculares, esto significa que a mayor consumo de calcio, menor riesgo.

Anuncios

Parece que la suplementación con el mineral reduce el colesterol total y el colesterol-LDL, además aumenta el colesterol-HDL. Por el contrario, una baja ingesta del mineral se relaciona con la hipertensión.

Obesidad

El calcio participa en la regulación del la adiposidad corporal, promoviendo la lipólisis y frenando la lipogénesis en el tejido adiposo. Además reduce el apetito y aumenta la termogénesis.

La ingesta de este mineral en la población española es baja en una parte considerable, especialmente en personas mayores (sobre todo en mujeres). La ingesta recomendada en adultos varía entre 1.000 y 1.300 mg/día según etapas de la vida, pudiendo llegar hasta 1.500 en mujeres embarazadas y lactantes.

La principal fuente de calcio en la dieta proviene de la leche y sus derivados. Pero también obtenemos un aporte considerable mediante la dieta mediterránea en forma de verduras de hoja verde, frutas y legumbres. Es importante también fijarse en otros elementos, ya que afectan a la absorción del calcio.

Anuncios

Uno de ellos es la Vitamina D, que ayudará en la absorción de dicho mineral.

El calcio nos puede ayudar a mejorar nuestra salud, pero como casi todo en esta vida, los excesos no son aconsejables. El calcio en cantidades por encima de lo recomendado, reduce la absorción de hierro. Si tienes dudas ante un alimento o suplemento, la mejor opción es que lo consultes con tu dietista-nutricionista. #Nutrición