Una idea de dieta. Pero no para adelgazar, sino para estar bien alimentado, panacea de nuestros días. Si nuestro cuerpo es el resultado de millones de años de evolución, entonces habrá que pensar en darle lo que ha venido teniendo como normal todo ese tiempo. Por ejemplo: el ejercicio físico. Al cuerpo le sienta bien porque está diseñado para moverse, para caminar, para cazar, para sobrevivir. Si extrapolamos ésto a la dieta, habrá que comer como lo hacían los cavernícolas. El razonamiento parece de cajón. Es simple y lógico. Parecería que una dieta paleolítica es la mejor opción.

La dieta paleolítica postula éso mismo.

Anuncios
Anuncios

Se trata de darle de comer al cuerpo todas las proteínas posibles y muy pocos carbohidratos. Carne, pescado, frutas y verduras como las que podían comer nuestros ancestros debido al estilo de vida al que estaban forzados. Cazadores - recolectores.

Sin embargo recientes investigaciones demasiado complicadas para nuestros cerebros paleolíticos, han puesto de relieve que reducir la cantidad de hidratos de carbono que ingerimos quizás nos reste años de vida. Veamos por qué. En estudios con ratones se ha podido ver que la ingesta de hidratos de carbono ayuda al hígado a producir una serie de sustancias que alimentan la longevidad, por su efecto protector sobre el sistema inmune. La función inmune del Timo queda reforzada por éstas sustancias.

Por otra parte, ingerir grandes cantidades de proteínas durante largo tiempo es un riesgo para la #Salud.

Anuncios

Una dieta hiperprotéica destinada a la pérdida rápida de peso tiende a producir enfermedades de riñón, según revelaron estudios de la Universidad de Granada. Además, fuerza mucho al hígado. El mal del exceso de proteínas no sólo acaba ahí. Daño renal, exceso de peso, debilidad ósea, síndrome metabólico, desórdenes gastrointestinales, pérdida de la autoestima, depresión y hasta alteraciones del comportamiento alimentario. Un desastre, vaya.

Así que cuidado con las dietas de moda y los milagros alimentarios. Consulte a su médico de cabecera antes de emprender una dieta. Contar con seguridad social en nuestro país es un lujo y una suerte propia de un estado socialista. Aprovechemos mientras podamos antes de que sea tarde. #Alimentación #Paleodieta