Llega el verano, el calor, las terrazas,… y también los molestos mosquitos. Cada año, sufrimos las incómodas picaduras que nos obligan a rascarnos sin dejar de parar. Pero, ¿cuáles son los criterios por los que estos pequeños insectos deciden picar a unos o a otros? ¿Por qué algunas personas tienen la sensación de que sólo les atacan a ellos si hay más gente alrededor?

Escoger a la víctima

El principal agente por el que un mosquito selecciona a sus víctimas es por el olor que genera su cuerpo en función de la dieta, complexión, edad y su propia genética. Es nuestra carta de presentación antes estos pequeños vampiros.

Los mosquitos poseen en sus antenas más de 27 receptores del olor, por lo que son capaces de percibir a grandes distancias las sustancias desprendidas por nuestro cuerpo, sobre todo el contenido bacteriano que provoca el sudor de nuestra piel.

Anuncios
Anuncios

Como generalidad, podríamos decir que los olores fuertes son especialmente atractivos. El ácido láctico liberado en la transpiración es uno de ellos. Por eso, cuando practicamos deporte; las personas altas o las embarazadas que liberan más ácido láctico o las lociones y cremas que contienen este ácido, nos convierten en un blanco perfecto.

El sobrepeso es otro factor pues el colesterol en superficie también genera un olor peculiar para el olfato de los chupópteros. Los individuos que producen mucho ácido úrico o les huele los pies, también son víctimas potenciales.

Pero no debemos olvidar la genética. La piel de cada uno de nosotros tiene un olor que nos hace ser únicos. Esto es debido al más de un billón de microbios que viven en la piel pero que son diferentes en cada persona. Si hay alguien a quien no le pican los mosquitos puede que su flora macrobiótica genere repelentes naturales.

Anuncios

El dióxido de carbono actúa como GPS indicando a los mosquitos dónde hay sangre fresca. Cuando exhalamos creamos unas corrientes de CO2 que son detectadas por los mosquitos a grades distancias y que les conducen hacia nosotros. El dióxido de carbono emitido por un adulto es mayor que en los niños, pero varía en función de la dieta y el ejercicio físico. Por ejemplo, ingerir alcohol, y en concreto cerveza, o consumir mucho queso favorece las picaduras, según un estudio japonés.

Cómo prevenir la picadura

Los mosquitos son consideramos una de las especies más mortíferas del planeta pues transmiten muchas enfermedades que causan la muerte como el dengue, la fiebre amarilla… Sin embargo, esa transmisión no es común en España, como  señala Sergio Vañó, dermatólogo del Hospital Ramón y Cajal en Madrid.

Pero no es agradable la sensación de picor y quemazón que produce el habón. La picadura es una reacción inmunitaria de nuestro cuerpo a las sustancias anticoagulantes y sedantes que el mosquito inocula para que la sangre discurra rápidamente hacia su boca sin que te des cuenta.

Anuncios

Más vale prevenir

Como la atracción del mosquito es principalmente al olor, las prevenciones van encaminadas a desorientarlos con diversos olores mediante repelentes, velas aromáticas,  o evitando que entren mediante el uso de mosquiteras. Otra alternativa algo más extravagante es hacerse amigo de arañas y murciélagos, los depredadores perfectos de nuestros pequeños vampiros.

  #Enfermedades #Calidad de vida