El embarazo es una de las etapas más bonitas de toda #Mujer, la espera de un hijo puede ser un proceso largo y duro, pero no por ello debemos dejar a la naturaleza actuar por si sola. A excepción de algunos casos, estar en estado no significa una enfermedad, ni un problemas que nos impida estar en movimiento y llenas de energía.

Por ello, no debemos volvernos sedentarias, o sino, el tiempo nos afectará directamente y nuestro cuerpo sucumbirá a los cambios. Si antes de quedarnos embarazadas practicábamos regularmente deporte, debemos seguir haciéndolo para no caer en los excesos típicos del embarazo, si por el contrario, eres una mujer sedentaria que apenas realiza ejercicio físico, ha llegado el momento de sumarte a esta moda y conseguir un cuerpo mucho más saludable y sano para albergar a tu pequeño.

Anuncios
Anuncios

Según la revista Internacional Journal of Gynecology & Obstetrics realizar deporte estando embarazada puede traernos múltiples ventajas, no solo de salud, sino para el propio momento del parto, ya que la realización de deporte, según algunos estudios, puede acelerar el parto incluso un par de horas, y reduce el riego de cesárea, o de parto prematuro. ¡Así que ya sabéis, todas a realizar ejercicio!

El principal problema, según el último estudio realizado por la Universidad de Granada es que más del 30% de las mujeres en estado no realizan el suficiente ejercicio, y eso ha de cambiar.

Ahora estaréis pensando: "Vale, sí, pero...¿Qué tipo de disciplinas puedo realizar?"

No os preocupéis, hay una gran cantidad de deportes o practicas que se pueden realizar cuando estas esperando un pequeño, por ejemplo la bicicleta es un instrumento que se puede utilizar sin ningún problema; ya sea un paseo en bici cada mañana por el parque, o unos minutos en la estática del gimnasio.

Anuncios

Ambas posibilidades reactivaran la circulación de nuestras piernas y además nos ayudarán a no retener tanto líquido.

Otra de las prácticas recomendables para cualquier mujer embarazada es la natación, ya que es un deporte en el que realizas esfuerzo pero de una manera mucho más relajada. Además, estar dentro del agua, liberará las tensiones que esta sufriendo tu cuerpo y te ofrecerá un gran alivio.

Caminar también puede ser una práctica a la que podemos hacer frente a diario. Un paseo de media hora todos los días, a un ritmo ligero puede ser una disciplina muy fácil de acoger. Cualquier momento es bueno para dar una vuelta, ya sea sola, acompañada de tu pareja o de tus amigas.

Además de estas tres posibilidades, hay muchos más deportes que se pueden realizar, lo único que tienes que recordar es que nunca debes poner el cuerpo al límite, y que debes consultar con tu médico si puedes realizar la disciplina en la que estás pensando por si hay algún tipo de peligro. #Medicina natural #Deportes Madrid