Los expertos han afirmado que ser vegetariano podría añadir casi cuatro años a la vida de una persona. Un estudio ha demostrado que hacerse vegetariano durante al menos 17 años, puede extender la esperanza de vida en 3,6 años. El consumo de carnes, especialmente carnes rojas y procesadas, se relaciona con tasas de mortalidad más altas. Los médicos que realizaron el estudio, de la Clínica Mayo, en Arizona, encontraron que las personas que comen carne con regularidad tienen mayores probabilidades de morir más jóvenes.

Los científicos han investigado a un grupo muy amplio, analizando a más de medio millón de personas para llegar a esta conclusión.

Los médicos analizaron seis estudios diferentes para demostrar los efectos de la carne y las dietas vegetarianas sobre la mortalidad. Los expertos consideran que los médicos de atención primaria tienen que aconsejar a los pacientes para que limiten el consumo de productos de origen animal, siempre que sea posible, e ingieran más verduras.

Elemento clave en la medicina preventiva

El profesor Brookshield Laurent, del departamento de medicina familiar y ciencias clínicas en el Instituto Tecnológico de Nueva York, ha explicado que estos datos refuerzan lo que sabíamos desde hace tiempo. “Nuestra dieta tiene un gran potencial para dañarnos o curarnos”, ha declarado. "Esta evidencia basada en la clínica puede ayudar a los médicos en el asesoramiento a los pacientes sobre el papel que juega la dieta, lo que lleva a una mejor atención preventiva, un elemento clave en la medicina”, ha concluido.

En el estudio, que se publica en el Diario de la Asociación Americana de Osteopatía, los científicos detallan cómo la carne procesada aumenta significativamente el riesgo de mortalidad por cualquier causa, y su posible relación con la enfermedad cardiovascular. Los expertos han analizado a 500.000 personas con un consumo muy bajo de carne y han encontrado que tenían un menor riesgo (el 25% frente al casi 50% de mortalidad de aquellos que tienen un alto consumo de carne). #Investigación científica #Enfermedades #Alimentos